Por el no pago de cuotas, podrían cerrar 300 colegios privados en la Provincia

En pleno aislamiento social, preventivo y obligatorio, los colegios estatales con gestión privada atraviesan una complicada situación económica, debido a que bajó considerablemente el pago de las cuotas y se enfrentan a la incertidumbre de no saber cómo pagar el sueldo de los docentes y de no poder mantener las puertas abiertas.  Desde la Asociación de Institutos de Enseñanza Privada bonaerense reclaman la asistencia del Estado y que la Dirección General de Escuela los reciba ya que estiman que 300 establecimiento podrían cerrar.

“Es la primera vez que atravesamos un cuadro tan crítico”, afirmó el titular de AIEPBA, Martín Zurita, a DiarioConurbano.com, y graficó que “cuando empezó marzo, la recaudación ya venía mal y lenta por la crisis. Solo se recaudó un 70% y en abril se fue a pique todo”.

Desde la Asociación realizaron una encuesta que respondieron más de mil escuelas. De las respuestas, se desprenden conclusiones preocupantes. Por un lado, explicó Zurita, “entre un 60 y 70% de las familias no pagaron la cuota de abril, si las familias no pagan, no se puede pagar los sueldos y no se puede mantener abierta la escuela”; y advirtió que “cuatro socios de AIEPBA cerraron en abril”.

Otro de los problemas que enfrentan los establecimientos, es la falta de accesibilidad para que las familias paguen las cuotas. “Entre un 10 a 15% quisieran pagar, pero no pueden porque no están bancarizados”, advirtió el representante de AIEPBA, por lo cual, indicó que se le pidió “a los 135 intendentes que den una autorización de guardias a los colegios, no todos los días, pero sí horario para guardias administrativas para que las familias que puedan pagar, lo hagan”.

Luego, existe otro grupo dentro de ese universo de familias que “han pedido el trabajo o que son monotributistas y no tienen ingresos; y después hay otros que sí pueden pagar”. “Cuando tuvimos la reunión con Nación y hablamos de responsabilidad y solidaridad, apelamos a la responsabilidad que cuyas familias no vieron afectados sus ingresos y que paguen porque estamos haciendo el esfuerzo de sostener a todas aquellas que no pueden pagar”, aseveró.

En ese sentido, Zurita advirtió que “si continúa unos meses más esta situación en el mismo estado, más de 300 escuelas te dicen que probablemente tengan que cerrar si no cambia el panorama” y arremetió: “Si no tenemos una ayuda del Estado, las familias que pueden no pagan, no va haber escuela que pueda resistir”.

Uno de las conclusiones que arrojó el relevamiento es que el 11,1% afirma que con toda seguridad se deberá cerrar el servicio; el 19,6% sostiene que muy probablemente se produzca el cierre; el 42,4% existe probabilidad de que esto suceda y tan sólo el 26,8% considera improbable que el servicio educativo cierre.

Además, en varios establecimientos públicos con gestión privada no han abonado el sueldo de abril. “Hemos podido, a través del Ministerio de Educación nacional, entrar a las escuelas en los salarios complementarios, pero hasta el día de hoy, muchas no lo han recibido y están esperando que llegue porque, si no, no van a  poder pagar el sueldo”, planteó Zurita.

En la encuesta, se muestra que casi el 80% de los colegios solicitaron el sueldo complementario establecido en el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción. El 35% lo obtuvo obtenido y el 46,7% se encuentra a la espera de cobrarlo. En tanto, el 3,4% indicó que lo solicitó, pero les fue denegado y un 14% dijo no haberlo solicitado.

Frente a esta situación, las instituciones de enseñanza advierten que serán el último sector en incorporarse a las actividades por cuarentena, por lo cual, los responsables de los establecimientos educativas reclaman un salvataje económico de aquellas instituciones que corren riesgo de cierre, un ATP educativo para aquellas escuelas que no pueden afrontar el pago de sueldos y la Incorporación de escuelas que quedaron afuera del ATP por la especificidad propia del servicio educativo. Además, exigen que la directora general de Escuela bonaerense, Agustina Vila, los reciba.