Para los gastronómicos, “no es suficiente” la habilitación de mesas en veredas para reactivar el sector

La Secretaria General de la seccional Avellaneda-Lomas de Zamora de los trabajadores de la gastronomía, Laura Sasprizza, evidenció la fragilidad del sector que “está pasando un momento más que delicado” y que pese a la vuelta en las veredas sin habilitación “no es suficiente”. Además pidió “regular las aperturas e implementar los protocolos que se presentaron” para recuperar fuentes de trabajo en la previa a la protesta nacional que realizará el gremio en los lugares no habilitados.

Luego del segundo fin de semana consecutivo de aperturas de locales gastronómicos en el Conurbano sur pese a que la provincia o el municipio no otorgasen una habilitación formal, desde la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA) la titular de la seccional Avellaneda-Lomas afirmó que pese a la incipiente reactivación en la región “el sector está pasando un momento más que delicado”.

En diálogo con DiarioConurbano.com Laura Sasprizza sostuvo que si bien “las mesas en las veredas estaban repletas” y que “pareciera que son un montón” los comensales que salieron, también aseguró que “eso tampoco es suficiente para un establecimiento gastronómico”.

“Parece que los lugares estuvieran inundados pero la gente sigue sin tener plata. Además parecen que son un montón de mesas, pero hay espacio reducido en las veredas y distancia entre las mesas” apreció, pese a algunas clausuras que se dieron en Lomas de Zamora por no respetar normativas.

Asimismo reveló que pese al funcionamiento de estos locales gastronómicos “todos los trabajadores, empleadores e intendentes tienen los protocolos que se presentaron desde la secretaría nacional de UTHGRA y éstos se están respetando”, por lo que tanto el personal de salón como el de cocina “están cuidados en sus puestos” más allá de que “nadie está exento de contagiarse en el trayecto al lugar”.

Sobre las habilitaciones “de hecho” que se dieron en los distintos puntos del Conurbano sur, Sasprizza advirtió que “los intendentes tienen una presión enorme por parte de los empresarios para abrir porque se les sigue cobrando los impuestos y de los trabajadores que piden trabajar porque no alcanza para llegar a fin de mes”.

Y observó que a raíz de esto comenzaron a pulular los microemprendimientos gastronómicos y trabajos menores de todo tipo porque “cada trabajador se la tiene que rebuscar por otro lado como sea”, obligando a más de uno a salir a las calles para cumplir con sus tareas.

Por eso, pidió “regular las aperturas e implementar los protocolos que se presentaron” y considerar la habilitación de espacios interiores al aire libre o con un distanciamiento considerable en aquellos locales que tienen grandes salones.

“Se va a trabajar muchísimo menos, pero se va a empezar a poner en movimiento la rueda y ese trabajador que está en la calle haciendo changas va a poder volver a su puesto, salir de la miseria y dejar de cobrar el ATP, en el mejor de los casos –aclaró-, o el IFE”, observó la secretaria general de la seccional del Conurbano Sur.

Sin embargo, para este martes 15 desde UTHGRA se propone que los empleados gastronómicos asistan a sus puestos de trabajo para dar el presente “con tapabocas y distanciamiento” en busca de visibilizar el descontento imperante en aquellos lugares donde aún no es posible una habilitación para realizar tareas habituales.

“No es contra los establecimientos sino que es una forma de reclamar cuidando a los trabajadores” explicó Sasprizza sobre la medida nacional que tendrá mayor impacto fuera del AMBA donde, además de restaurantes y bares de algunos puntos, “hay actividades como los albergues transitorios, bingos, salas de juegos, casinos, hotelería de turismo, guías turísticos y empleados de comedores y bufets de establecimientos educativos que no fueron habilitados”.

“El trabajador con justa razón reclama paritarias para este año, pero para nosotros como gremio es muy difícil llevarle soluciones y a la vez presentarle las propuestas a los empresarios cuando ni siquiera ellos pueden cumplir con el pago del salario porque está cerrado su local”, expresó la dirigente gremial.

En tanto que en la región sur la protesta se focalizará en los empleados de los bingos y salas de juegos porque “son los que no tienen absolutamente nada habilitado y tampoco una posibilidad de hacerlo a la vista”.

“Estamos ante un escenario nefasto para la gastronomía, el turismo y la hotelería, con algunos casos donde no se sabe cuándo van a volver a trabajar porque los contagios siguen siendo cada vez más”, lamentó la titular de la seccional Avellaneda-Lomas de Zamora de UTHGRA.