Paneles solares: ¿solo para unos pocos?

Installing solar cells on the building by technicians

En este último tiempo, frente al beneficio del ahorro de energía, su elevado costo en la facturación y el cuidado del medio ambiente, es bastante habitual observar empresas, fábricas y viviendas que han comenzado  a utilizar paneles solares para la obtención de energía renovable y limpia. Pero, a pesar de que todos quisiéramos, los altos costos impiden, aun en el siglo XXI, tener en la mayoría de los hogares del país tales dispositivos.

En la siguiente nota vamos a conocer cómo ha crecido la demanda de estos paneles, los costos y los beneficios que tiene su instalación a largo plazo. En Argentina, la implementación comenzó hace unos cinco años atrás y según especialistas, la generación de electricidad a partir de energía solar es cada vez más conveniente desde diferentes puntos de vista.

Cabe diferenciar entre paneles fotovoltaicos (generan electricidad) y paneles solares térmicos (sirven para calentar agua). Éstos últimos se han ido instalando también en forma escalonada en diferentes ciudades del país, a través de los municipios, para generar un servicio a la comunidad en plazas o espacios verdes, también en escuelas.

Desde el Estado, se han implementado gran cantidad de proyectos para la instalación de energías renovables, sin embargo son insuficientes y hay quienes incluso señalan que se encuentran en una nebulosa sin certezas a la hora de hacer una inversión de tal magnitud.

En un artículo publicado por diario La Nación en enero de este año, confirmaron que el costo de la compra e instalación de paneles fotovoltaicos varía considerablemente según los que se elijan. Por ejemplo, “para casas de consumo bajo suelo instalar entre 3 y 6 paneles, lo que demanda una inversión de US$2.500. A eso se le agrega el IVA. Los hogares de consumo medio necesitan como mínimo 6 paneles, y suele ser un monto de US$4.000 más IVA. Si la casa es de consumo alto, pueden instalarse también 6 paneles o algo más grande, en el orden de los us$5.500”, señala la investigación del medio nacional.

En ese sentido, se debe saber que todos los montos son a dólar oficial. Sumado a que si se necesita tener baterías, para un backup en el caso de un corte de luz, se debe contar con unos us$2.500 más. Pero, a pesar de tal inversión, para hablar de sus beneficios se debe tener en cuenta que el sistema alcanza una vida útil de aproximadamente unos 25 años. Tiempo que daría al usuario en recuperar el gasto realizado junto a lo que se ahorra en la factura de electricidad.

Instalación

La Secretaría de Energía de la Nación es la autoridad de aplicación del Régimen Nacional de Generación Distribuida, conforme a la Ley Nacional N° 27.424. Y en su página web hay un calculador solar que al ingresar se puede calcular cuánto se podría ahorrar en la factura de electricidad colocando paneles solares en un hogar o empresa.

Para informarse acerca de equipos necesarios y costos de instalación, se debe consultar a un instalador calificado o buscar a proveedores de sistemas de generación distribuida de fuentes renovables en cada zona. Es importante destacar que los costos de la consulta, presupuesto e instalación de los equipos de generación distribuida que realiza el instalador calificado quedan a cargo del usuario interesado.

Para ello te recomendamos que también te asesores en Electricista Matriculado, donde además podes encontrar información relacionada o necesaria en caso de inconvenientes con la electricidad en tu hogar. El instalador calificado será un profesional con matrícula habilitante/registro en la jurisdicción donde realizarás la instalación.

Ante cualquier duda, podés consultar a tu Ente Regulador sobre los requerimientos específicos en la provincia. Además, para todos los interesados en modificar el consumo de luz, cabe mencionar que la Ley Nacional de Energía Distribuida se aprobó en 2018, a través de la cual los usuarios le otorgan a las empresas distribuidoras la energía eléctrica que generan a partir de fuentes renovables que no hayan utilizado. Es decir, “si un hogar con paneles no hace uso de la energía que genera, puede inyectar el sobrante a la red y la empresa distribuidora compra el excedente y descuenta ese valor de la tarifa bimensual”.

Para finalizar, es importante saber que un panel solar está fabricado con materiales semi conductores que, una vez expuestos al sol generan energía eléctrica que puede ser aprovechada. Cuanto mayor sea la intensidad de la luz solar incidente mayor será la energía eléctrica generada. Con respecto a sus ventajas, el sistema es completamente funcional desde el momento en que se lo termina de instalar. No requiere de mantenimiento extra, solamente revisar el estado general de los paneles, limpiarlos en caso de que tengan mucha tierra y evitar que haya árboles u otros objetos que tapen la luz que incide sobre los mismos.