Los clubes de barrio, entre la asistencia social y los protocolos para reabrir sus puertas

Con la pandemia como nueva realidad, los clubes de barrio se vieron obligados a adecuar su participación con los vecinos. Mientras las actividades deportivas y de recreación se vieron suspendidas, la necesidad social los convocó a realizar ollas populares o habilitar camas para enfermos. En tanto, para el retorno de las actividades prevén el uso de barbijo, la distancia social, la higienización de manos, los controles de temperatura, la organización de horarios, uso reducido de vestuarios y partidos de los deportes sin público.

Clubes grandes o chicos, de muchos asociados o pocos, con vestuarios o sin ellos, los clubes de barrio tuvieron que acomodarse a un contexto que sin duda los repercute económicamente. Por ahora no tienen una fecha de inicio pero hay protocolos preparados para la prevención de la transmisión en un posible regreso.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Martín Sabio, presidente de la Unión de Clubes de Barrio de Lanús, aseguró: “Estamos parados completamente sin ningún tipo de actividad ni ingreso pero surgió la necesidad de cumplir un rol fundamental con la comunidad. Así que de esto vamos a salir con un fortalecimiento de los lazos sociales sin duda”.

Al igual que muchas actividades, los clubes fueron muy afectados por este contexto. Algunos tuvieron la oportunidad de abrir un pago electrónico, de vender barbijos o hacer rifas, y muchos otros pusieron camas y se prepararon para la situación sanitaria que atraviesa toda la sociedad. 

“No hubo tiempo de pensar porque nació la necesidad de ser parte de una función importantísima a nivel social”, explicó Sabio al mismo tiempo que señaló que cuando el Club funciona de manera regular es difícil mantener un equilibrio con el aspecto social.

Además, señaló que dentro de la complejidad “la situación es optimista” debido a que el Estado brindó varias opciones de subsidios para apaciguar el golpe económico. “Hubiera sido muy distinto sin la ayuda subsidiaria porque las tarifas siguen llegando igual. Sin la estimulación para los clubes hubiera sido todo más dramático”, opinó el dirigente de los clubes de barrio de Lanús. 

Con respecto a la vuelta de las actividades, Sabio contó que se generaron protocolos que servirán de referencia cuando se pueda retornar.  Hubo varias reuniones con dirigentes de clubes, con la Secretaría de Deportes de la Nación, de las cuales se desprendió un protocolo base que deberá ser adaptado a las necesidades y exigencias de cada institución.

“Cada disciplina tendrá sus lineamientos pero lo fundamental es el uso de barbijo, la distancia social, la higienización de manos, los controles de temperatura y la organización de horarios”, especificó. Se estima que estará reducido el uso de los vestuarios y no habrá presencia de público para evitar los amontonamientos de personas. 

Si bien aún está muy lejos la fecha de regreso, Sabio asegura que algo es seguro: “Los clubes vamos a salir fortalecidos porque hoy nos transformamos en una contención muy importante de la parte sanitaria y el cuidado del barrio”.