Lomas: Se agravó la salud del joven que perdió el ojo en un allanamiento

A un año del ataque que le cambió la vida para siempre a Ignacio Seijas, el joven que perdió un ojo durante un allanamiento por error en la localidad de Villa Centenario, preocupa su estado: Hace casi un mes fue dado de alta en una clínica de salud mental de Avellaneda. En los próximos días tenía que declarar en la causa que investiga el hecho, pero su madre pidió que se suspenda. “Es imposible por su estado, así no puede declarar”, explicó.

El 20 junio de 2020, efectivos del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) de Lomas de Zamora irrumpieron en la casa de la madre de Ignacio Seijas durante un allanamiento por error: se confundieron de departamento y entraron a un domicilio que no correspondía en la localidad de Villa Centenario. En ese contexto, uno de los oficiales lo baleó en el rostro con un arma cargada con balas de goma.

Ahora, Ingacio (18) pasa sus días entre tratamientos psicológicos y su familia afirma que “no volvió a ser el mismo”. “Hace casi un mes que recibió el alta en una clínica de Avellaneda. Está estable, pero no está bien. Él está muy medicado. No se puede mantener despierto, por eso, los psicólogos le sacaron bastante la medicación para ver si puede ir evolucionando”, explicó Marina Candia, mamá de Ignacio, en diálogo con DiarioConurbano.com.

En ese sentido, manifestó que el joven está “reacio a todo”. “Es muy triste porque hay momentos en que no está bien y no quiere seguir con el tratamiento. Como mamá pongo toda la voluntad, pero a veces me siento devastada”, expresó Candia.

Por otro lado, contó que el joven tampoco puede seguir con sus estudios. “Lo cambiamos a otra escuela en Villa Albertina donde le dan la posibilidad de que entregue los trabajos prácticos no presenciales, pero estando así, es imposible”, describió.

La madre del muchacho recordó que “se estaba recuperando” cuando hace unos meses habría padecido un nuevo episodio de violencia por parte de la misma comisaría encargada del operativo donde perdió la vista del ojo derecho y “no volvió a ser el mismo”.

El caso

De acuerdo al informe del operativo, durante un procedimiento en el marco de la investigación por el robo de algunos objetos en la Escuela Secundaria 26, de Villa Centenario, los efectivos manifestaron que el joven se acercó hacía uno de ellos con un arma blanca, incluso desobedeciendo la voz de alto. Sin embargo, la familia de la víctima afirma que el chico usaba el cuchillo “como picaporte” para abrir la puerta de su habitación.

El efectivo que agredió a Ignacio quedó imputado primero por el delito de lesiones graves y luego lograron el cambio de caratula a homicidio agravado en grado de tentativa. Estuvo un mes detenido y quedó en libertad. “Esta persona (por el agresor) sigue libre y trabajando”, señaló Candia.

La madre del Ignacio, contó que este mes tenía que declarar. “La causa sigue igual. Él tenía que ir a declarar el 11 de agosto, pero lo suspendí porque no lo puedo llevar a declarar en el estado en que se encuentra. La jueza (Marisa Salvo) no consideró la declaración grabada y, debe hacerlo presencialmente, pero recién cuando esté bien y fortalecido va contar lo que pasó”, cerró.