Lomas recuerda la Noche de los Lápices con una jornada en el Pozo de Banfield

La “Jornada por la Memoria, Verdad y Justicia” se realizará este martes e incluirá talleres, charlas y distintas propuestas culturales, apuntadas a la participación de estudiantes y el resto de la comunidad. “No queremos una memoria estática, esta es una memoria viva”, aseguró Alda Pedernera, secretaria de Derechos Humanos del Consejo del PJ lómense.

Por Manuel Rodríguez

La Mesa por la Memoria y la Justicia de Lomas de Zamora en conjunto con el Municipio efectuará este martes desde las 9 y hasta las 17 una jornada artística y cultural en el ex centro clandestino de detención (CCD), por el 38 ° aniversario de la Noche de los Lápices.

La iniciativa plantea un homenaje a todos los detenidos desaparecidos durante la última dictadura militar y conmemorará el macabro operativo, donde diez estudiantes secundarios fueron secuestrados en la ciudad de La Plata, seis de los cuales permanecen desaparecidos.

Con un espectro variado de actividades, sobre todo orientadas a alumnos de colegios secundarios, las agrupaciones de Derechos Humanos buscan continuar con el proceso de transformación del Pozo de Banfield en un espacio para la memoria, hecho que ya ocurrió con otros CCD.

“Ese lugar, que pertenció a la Policía Bonaerense de Investigaciones, comenzó a funcionar como Pozo de Banfield a partir de 1975 y continuó hasta el año 1978. Estuvo a cargo del Primer Cuerpo del Ejército en el Circuito Camps. Por ahí pasaron 350 personas, hubo 20 embarazadas, nacieron nueve niños y de cinco no se sabe el destino. Además se aplicó el Plan Cóndor. Eso significó el Pozo de Banfield”, explicó Alda Pedernera secretaria de Derechos Humanos del Consejo del PJ lómense, quien mantiene en su memoria a su hermano y su cuñada desaparecidos.

Entre los artistas más destacados que participarán del homenaje se encuentran el bloque de percusión La Chilinga y el cantante folclórico Bruno Arias, quien cerrará un día que incluirá desde talleres hasta obras de teatro.

 “No queremos una memoria estática, esta es una memoria viva, en la que pensamos que debe haber alegría y futuro. Nunca más resignaremos los derechos como ciudadano y ser humano”, concluyó Pedernera.