Una familia de Lomas de Zamora busca desesperadamente a un joven de 26 años con un retraso madurativo que se tomó un colectivo erróneo y no pudo volver a su casa. Gabriel Aguirre salió de su casa, tomó el 548 hacia un hogar de residentes y a la vuelta subió a un colectivo distinto que lo alejó hasta Montegrande.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Soledad, tía de Gabriel, aseguró: “No sabemos nada desde ayer a la noche, tenemos miedo de que le hayan robado, no sabemos donde pudo pasar la noche, es un chico muy temeroso y tiene una mentalidad de un niño de cinco años”. Para agregar cualquier información hay que comunicarse al 911, 11 3405 3226 o 4242 2011

El joven salió de su casa y se dirigió hacia un hogar, ubicado entre la calle Martin Rodríguez y Camino Negro, para encontrarse con sus compañeros. A la vuelta tendría que haber tomado el colectivo de la línea 548, ya que tiene aprendido el recorrido, pero se equivocó. 

Gabriel se contactó con su hermana a las 6 de la tarde y le avisó que volvía a su casa. Sin embargo, la hermana del joven volvió a contactarlo luego de que superó la tardanza habitual y él le dijo que se tomó el colectivo incorrecto. 

En este sentido, Soledad contó que “no es un chico que se desenvuelve del todo pero sabe el recorrido que tiene que hacer”. “Sabe ir y venir a lugares precisos a donde va. Cuando lo llamó él ya estaba en Llavallol”, afirmó. 

La familia intentó ubicarlo pero a las 12 de la noche Gabriel llegó hasta Montegrande y según lo relatado, sonaba “muy nervioso” en el celular. Soledad relató que en una de esas comunicaciones, su celular se quedó sin batería. 

“Cuando está nervioso se retrae mucho y en la última llamada nos dijo que estaba cerca de un camión y estaba oscuro. Salimos a buscarlo por todos lados pero no aparece”, declaró la tía del joven. 

La familia hizo la denuncia y les aseguraron que comenzaron la búsqueda ayer a la madrugada. También recorrieron Hospitales, algunas Unidades de Primera Atención, consultaron a comerciantes de la zona y a choferes de otras líneas sin éxito. 

“Todavía no nos dijeron si se podía rastrear el celular, no sabemos si tenemos que pedir un permiso. Pedimos cámaras a un negocio donde toma el colectivo pero no supimos más nada. Creemos que él se perdió pero a él jamás le pasó esto”, aseveró.

Gabriel estaba vestido con una remera negra con letras, un jean azul y tenía barbijo con el club de Banfield.