Lomas: Advierten que aumentó un 50% la demanda en comedores por el aislamiento

Desde el Frente Darío Santillas advirtieron sobre el crecimiento de la demanda en comedores barriales debido a que las familias de barrios populares de Lomas de Zamora perdieron su fuente de ingreso por el aislamiento social, preventivo y obligatorio y ratificaron que en las barriadas es dificultoso que puedan cumplir la cuarentena porque no cuentan con una vivienda digna.

“Lo que nosotros venimos haciendo desde que empezó la cuarentena fue un incremento de las raciones de comida en los centros comunitarios porque se acercan más chicos chicos y con sus familias porque se terminaron los fondos con los cuales sobrevivían esas familias y ponían llevar el pan a la mesa”, advirtió el referente barrial Daniel Ozuna, del Frente Darío Santillán, en diálogo con DiarioConurbano.com.

La organización social tiene tres centros comunitarios en Fiorito, Ingeniero Budge y Centenario. Desde que comenzó el aislamiento obligatorio por el coronavirus, no solo comenzaron a concurrir chicos de los barrios a los comedores sino todo el núcleo familiar. El dirigente social estimó que “hay una diferencia de un 50%” entre antes de la cuarentena y ahora. “Antes, a un merendero nuestro en Firorito venían 20 chicos y ahora vienen cerca de 50 y con sus padres, preguntan si hay comida y a veces no hay”, relató.

La demanda se incrementa en los barrios populares y las raciones de comida no alcanzan. “Por ahora tenemos algo que recibimos de Nación, Provincia y Municipio, pero a veces no alcanza, también el grupo familiar recibe un bolsón de alimento, pero no alcanza para cubrir todas las necesidades”, advirtió Ozuna.

“Lo que más dificulta en el barrio no es el virus, es el tema del hambre”

Para cumplir con la cuarentena, desde los centros comunitarios que organiza el frente se “preparan las ollas populares y cada familia viene con un tupper o una olla y se lleva una porción o la cantidad que necesite” ya que se busca “no incentivar el entrecruzamiento que se pide desde la política sanitaria”.

Además, el representante del Frente Darío Santillán se sumó a lo que vienen denunciando varias organizaciones sociales que “quedarse en casa no es lo mismo para todos”, ya que, en los barrios populares las familias no cuentan con las condiciones edilicias básicas para poder cumplir con el aislamiento.

Explicó, asimismo, que “en los barrios es tal el hacinamiento de las viviendas, en la convivencia cotidiana, que los más chicos, los adolescentes y jóvenes el lugar que tienen es la calle”. Ante esta realidad, Ozuna sostuvo que “lo más atinado es tratar de pensar en una lógica de una cuarentena en la que el barrio tenga la posibilidad mínimamente de circular por el barrio, que sea una cuarentena a nivel barrial”.

Otro de los reclamos que llevarán adelante las organizaciones sociales es “el accionar de las fuerzas de seguridad ya que hay un incremento del aspecto represivo, que se da también en los barrios populares”. Aseveró, en tanto, que se debe tener en cuenta que “existe un 30% del país bajo la línea de la pobreza, de esa parte, un 10% vive hacinada, sin vivienda digna, sin agua potable”. “Es difícil mantener una cuarentena digna cuando las condiciones en que viven muchas familias, no son dignas”, sentenció.