Llavallol: La familia del operario electrocutado denuncia negligencia y pide justicia

La esposa de Roberto Pereira, el trabajador electrocutado en la estación de Llavallol cuando estaba haciendo tareas de limpieza en el techo de una de las formaciones del Tren Roca, denuncia que “no se cumplieron los protocolos de seguridad y los operarios no contaban con los elementos de trabajo necesario para la tarea”.

“Lo que pasó con mi esposo fue un asesinato. Él hacía bastante que se venía quejando porque no tenían guantes de gomas ni botas. Faltaban muchas cosas para trabajar, tampoco tenían las escaleras que deberían tener para esos casos, y los semáforos no funcionaban”, declaró Claudia González, esposa de Pereira, en diálogo con DiarioConurbano.com

Y continúo: “Cuando pasó el accidente nadie se quiso hacer responsable. Me decían que era algo leve y  mi esposo tenía el 86 por ciento de su cuerpo quemado. Acá está involucrado Seguridad e Higiene,  los sindicalistas, y la empresa. Nadie vino a dar la cara”.

En ese sentido, manifestó que se espera el esclarecimiento del hecho porque “la empresa intenta manejarlo como un accidente más”. Pereira llevaba 13 años de antigüedad laboral en Trenes Argentinos.

“El accidente fue a la una de la mañana. Mi marido estuvo tirado 50 minutos y sólo dos compañeros lo ayudaron. No había matafuegos, los compañeros tuvieron que mojar telas, lo que encontraban para apagarlo. Siendo una empresa tan grande, como puede ser que no contaba con una ambulancia para socorrerlo”, relató la mujer.

En la madrugad del 19 de enero Roberto Pereira y su compañero David Navia recibieron una descarga eléctrica mientras trabajaban en un depósito ferroviario de Llavallol. La fuerte descarga hizo que uno de ellos saliera despedido, mientras que su compañero quedó en el techo sufriendo severas quemaduras.

Los operarios fueron retirados y trasladados en ambulancia al Hospital de Lomas de Zamora. Pereira falleció dos días después.