Lanús: Un niño fabrica máscaras faciales y barbijos para donar

La solidaridad con los profesionales de la salud y otras instituciones que trabajan en la lucha contra el coronavirus sigue creciendo en este momento de aislamiento social. En Lanús, Facundo Olivari, de siete años, está confeccionando máscaras faciales y barbijos con su impresora 3D que le trajo Papá Noel, y luego los dona a hospitales, a efectivos de la policía, y bomberos voluntarios de la zona.

“La impresora se la pidió a Papá Noel el año pasado. Yo no sabía qué era eso y para qué lo quería. Me dijo que era para hacerles las patitas a los perritos o las manitos a los nenes que tenían algún problema. Así que hicimos un sacrificio y se la pudimos comprar”, relató Rosana Correa, mamá de Facundo, en diálogo con DiarioConurbano.com

Su hijo, desde los 4 años que quiere estudiar robótica. Antes, ya había averiguado un lugar, pero el requisito era que debía cumplir los seis o siete años para empezar a estudiar. “Lo averigüé en Lomas, después pasó, ya que la situación no estaba muy bien y también teníamos el colegio, así que todavía no pudimos mandarlo”, señaló la mujer.

Facundo, este año empezó segundo grado en el Instituto Pedro Giachino, de Lanús. Su madre dice que es buen estudiante y que le gusta la matemática. Desde el inicio de la cuarentena pasa sus días realizando la tarea para la escuela, juega, hace gimnasia, y se dedica a confeccionar las máscaras con una ayudante de lujo: su madre.

“Cuando vio en la tele que se hacían las máscaras con las impresoras, me dijo que quería hacer para ayudar a la gente. Así empezó a ver los diseños y a hacer las viseras, después empezamos a buscar radiografías. Yo me encargo de limpiar las radiografías que nos van llegando de algunos vecinos o conocidos, para que las pueda usar, así empezamos”, describió la mujer que tiene un comercio junto a su esposo, un bombero voluntario.

El pequeño ya fabricó alrededor de 500 máscaras con su impresora 3D y fueron donadas al Hospital Evita, a centros de salud de la zona, médicos, bomberos y vecinos. “Lo empezaron a llamar médicos de todos lados. A los bomberos de Lanús les hizo barbijos reutilizables. No se las vende a nadie, las dona. Hasta el material que tenga y lo que podamos hacer es para ayudar, no buscamos hacer negocio”, indicó la madre de Facundo.

“Él está contento porque le encanta ayudar y para nosotros es un mimo que lo reconozcan siendo tan chiquito. Le envían agradecimientos de todos lados y está entusiasmado”, cerró.

Por Mabel Cáceres