Lanús: Peluquerías presentan un protocolo para reabrir las puertas en plena cuarentena

Más de cincuenta peluquerías de Lanús se unieron para confeccionar un protocolo para presentar al Municipio con el fin de poder reabrir sus puertas, luego de dos meses de inactividad por el aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por la pandemia de coronavirus. Desde materiales descartables hasta una lista de los clientes y clientas que concurran al lugar, los peluqueros esperan con ansias la autorización de Provincia y del Ejecutivo local para reabrir sus puertas.

Según el protocolo elaborado por la Unión de Peluqueros, cada peluquería trabajará a la mitad de su capacidad, los clientes deberán solicitar un tuno por los canales de contacto habituales (teléfono o redes sociales), el cliente no deberá asistir con acompañante, se realizará una limpieza profunda con desinfectantes en todo el salón, como así también, se desinfectará muebles, productos que sean de uso. Entre cliente y cliente habrá una distancia de 15 minutos para limpiar la zona.

En cuanto al vestuario de la/el peluquero/a, no podrá usar ningún accesorio en los brazos para evitar el roce y la transmisión, utilizará una indumentaria exclusiva para el salón y cuando termine la jornada laboral se la tendrá que sacar y embolsar. Deberá usar máscara, barbijo de manera permanente. Las capaz y guantes que se utilicen deberán ser descartables y se deberán desechar en algún lugar seguro. Además, se deberá esterilizar todo lo que se utiliza con el cliente, broches, peines, cepillos, tijeras, secador, etc.

Mientras tanto, las barberías deberán higienizar las máquinas de corte, navajas de afeitar filo, descartable, etc. siempre entre cliente y cliente.

En diálogo con DiarioConurbano.com, el estilista Ariel Viñals, explicó que en su caso se encontró con la necesidad de “reformar el salón, desactivar dos sillones de trabajo” para adecuarse al protocolo y poder trabajar e indicó que otra de las medidas a tomar es que cada peluquero deberá “llevar un registro de cada cliente que se atienda, con nombre, apellido, DNI y teléfono para que cualquier sistema de alarma que se presente por COVID-19 tengamos identificado día y hora”.

“Al principio me pareció invasivo, pero mirándolo a la distancia, me parece adecuado. Como profesional tenemos que adecuarnos al protocolo. Va a ser necesario”, reflexionó.

Desde hace varias semanas que los peluqueros vienen conversando con el Municipio. Le presentaron un protocolo a la Secretaría de Salud, el cual les fue devuelto para que lo completaran y modificaran. Ahora con las modificaciones incluidas, volvió a ser presentado al Ejecutivo local para que lo evalúe.

La situación de los salones de belleza y peluquerías es dramática. “De mi conocimiento, en mi zona, hay cinco salones que han cerrado sus puertas, Venimos de 60 días de no pagar los alquileres, de atrasarse con el pago de los servicios”, alertó el estilista. Además, apuntó que “esas pérdidas de salones se transforman en peluqueros a domicilio”.

Su salón se encuentra en Lanús Oeste, en 2 de Mayo al 2966. A pocas cuadras de “lanusita”. Su peluquería es reconocida ya que hace 17 años trabaja en la zona. A los pasos que contempla el protocolo para evitar cualquier tipo de contagio, se suma que cada cliente que concurra “deberá avisar si tiene temperatura para así informarle al Municipio”.

“Lo que hacemos es un trabajo en conjunto de: nos cuidamos y te cuido”, concluyó.