La situación de los comerciantes de Valentín Alsina es “insostenible” y piden reabrir los negocios

El titular de la Cámara de Comercio de Valentín Alsina, Roberto Abraham, advirtió que la situación de los comerciantes y pymes de esa ciudad “es muy delicada, insostenible e incomprensible” ante la falta de ayuda del Gobierno para contener al sector. También aseguró que, pese a ser “necesaria” y dar sus resultados, la cuarentena “tampoco se la puede extender por tiempo indefinido”.

A dos meses de que se decretó el aislamiento en todo el país producto de la pandemia de coronavirus y ante la falta de ayuda de los Gobiernos nacional, provincial y municipal al sector empresario mediano y pequeño, para el representante comercial, “la situación está muy delicada, insostenible e incomprensible”.

“Muchos comerciantes tienen personal en relación de dependencia, tienen que seguir pagándoles los sueldos y en algunos casos el Gobierno ayudó pero en otros no”, explicó en diálogo con DiarioConurbano.com y consignó que “no existe derogación de impuestos nacionales, provinciales ni desde el municipio”.

Por eso, Abraham pidió una reapertura: “Uno entiende el motivo de la cuarentena y que hay que tomar los recaudos necesarios, pero hay que entender que la gente debe solventarse de alguna manera”.

“La cuarentena fue necesaria y dio sus resultados, pero tampoco se la puede extender por tiempo indefinido”

En esa línea, el comerciante de Valentín Alsina defendió la práctica de algunas actividades como las profesionales porque “es más peligroso comprar en un supermercado, porque están todos tocando la mercadería, que en un local donde se atiende de a una persona” e incluso advirtió que en los automercados “hasta van a comprar padres con sus hijos y puede haber más contaminación que estando en la calle”.

Cuestionó, asimismo, los criterios dispares entre la Provincia y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en cuanto a los criterios de habilitación para las actividades en el Conurbano. “No sé por qué en Buenos Aires somos un país diferente a la Capital, cruzás la General Paz y cambia todo pero estamos pegados. Muchos trabajadores del Conurbano dependen de Capital Federal por la cantidad de empresas que hay allí”, observó.

Además, consideró que si se habilitasen actividades en el Conurbano sur, para poder trabajar tranquilo, “el comerciante va a ultimar los cuidados para que se cumplan los protocolos sanitarios con el uso de tapabocas, implementación de acrílicos para atender a la gente como en las farmacias o distancia al mostrador”

“La curva puede ascender, pero en algún momento tiene que haber flexibilidad en provincia. El problema es que no sabemos que pandemia puede ser peor, si ésta, la económica o la psicológica”, indicó Abraham.

Sobre éste último término explicó que el encierro genera a los mayores de 60 años cierta sensación de envejecimiento mental: “Los que tenemos más de 65 nos sentimos viejos sin serlo y teniendo una mentalidad joven, porque si no podés ni salir a la esquina, psicológicamente es un problema y eso no se pone en debate”.