La Provincia presentó protocolos para reactivar actividades de la economía popular

La Subsecretaría de Economía Popular de Buenos Aires presentó protocolos de prevención del COVID-19 para reactivar distintas actividades del sector como ferias populares, cuidado y asistencia alimentaria, producción textil y tareas de mejoramiento en escuelas. Si bien rigen para todo el territorio provincial, la aplicación en el Conurbano está sujeta a las habilitaciones permitidas por cada Municipio y al análisis del Gobierno bonaerense de aquellas tareas más sensibles.

A pesar de que algunas actividades fueron consideras esenciales y, por lo tanto, habilitadas a continuar con su funcionamiento durante la cuarentena obligatoria bajo el cumplimiento de medidas de prevención particulares, los trabajadores de la Economía Popular vieron muy afectadas sus fuentes laborales en la provincia.

Por eso, tanto para algunas de aquellas actividades que no cesaron en su funcionamiento, ya sea porque se encontraban exceptuadas o se adaptaron, desde la cartera bonaerense emitieron protocolos para iniciar la reactivación.

“El cuidado de la salud y el de la economía van de la mano, no son antagónicas, y más cuando se habla de sectores trabajadores con situaciones precarias o informales al margen del mercado de trabajo formal”, aseguró a DiarioConurbano.com, Federico Hugo, subsecretario de Economía Popular de Buenos Aires.

Si bien será para aquellos municipios donde el aislamiento social fue más efectivo y poseen poca densidad poblacional, en el Conurbano, en cambio, las normativas se aplicarán en aquellas actividades habilitadas y en las que, luego de una evaluación caso por caso, se les permita operar.

“Tenemos una tarea responsable, distrito por distrito, para ver cómo encarar cada caso, analizando cuales son los que poseen las mejores condiciones y previendo todos los criterios”, explicó al tiempo que advirtió: “La última etapa es el Conurbano, donde se registran los principales focos de contagios junto a Capital Federal”.

El primero de los protocolos presentados es el aplicable a las ferias y mercados populares bajo la coordinación con los municipios y con la consideración de que la producción y la comercialización de alimentos se encuentran dentro de las actividades esenciales.

Por otra parte, las tareas de asistencia realizadas por el sector en las barriadas más populosas de la provincia también tienen su protocolo pese a que las necesidades en estos lugares impidieron el cese del funcionamiento de, por ejemplo, actividades como la de los comedores y merenderos comunitarios o la entrega de viandas en toda la provincia.

En tanto que otro de los protocolos es el destinado a la actividad textil en talleres comunitarios bonaerenses que se adaptaron para la producción de insumos como barbijos y kits sanitarios (camisolín, cofia, cubre-zapatos), en su mayoría adquiridos por el gobierno bonaerense para su utilización en los hospitales públicos. En el Conurbano, la habilitación de la actividad estará sujeta a las condiciones particulares de cada empresa y las decisiones municipales.

Además de éstos, en el marco del programa Argentina Unidad por la Educación y el Trabajo integrantes de la Economía Popular pintan y realizan tareas de mejoramiento en establecimientos educativos mientras rige la suspensión de clases presenciales y el riesgo de contagio es mínimo, siempre y cuando se respete el protocolo sanitario presentado. Según Hugo, este podría implementarse en los distritos más poblados de la provincia al trabajarse con grupos reducidos de personal, distanciados entre sí y sin la presencia de niños.

Si bien las medidas apuntan a reactivar las actividades relacionadas con la economía popular desde el tercer cordón del Conurbano hacia el interior, a lo cual, Hugo aclaró que deben ser “muy detallistas en cada caso para la implementación” en cada Municipio y que pese a los reparos con los principales cordones esto servirá para “generar condiciones para que la actividad se pueda desarrollar sin problemas”.

Por último, indicó que mientras dure la cuarentena se trabaja en función del día a día con asistencia social e inyección de fondos para los bolsillos, aunque sin embargo se piensa en cómo reactivar la economía junto a los sectores populares una vez que finalice el aislamiento.

“Lo principal en este momento donde le pedimos a la comunidad que trate de quedarse en su casa es generar políticas de contención económica y social, para que todos tengan al menos resuelta la preocupación de tener un plato de comida sobre la mesa para su familia todos los días”, observó el subsecretario.