La Clínica Estrada en terapia intensiva y a punto de cerrar

Tras varios meses de lucha por mantener en pie la fuente laboral, desde el sector de los trabajadores de la salud de la región sostienen que la Clínica Estrada tendrá un inminente cierre de sus puertas y dejará a casi 350 trabajadores en la calle. Consultado por DiarioConurbano.com el secretario General Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA) Zona Sur, Sergio Oyhamburú, aseguró que están “bastante desesperanzados” con la situación del centro de salud lanusense porque “lamentablemente la suerte parece estar echada”.

El conflicto entre los trabajadores del nosocomio ubicado en Flores de Estrada 5428, Remedios de Escalada, y la patronal ya lleva varios meses y hasta una conciliación obligatoria dictada a mediados de diciembre de 2017 por el Ministerio de Trabajo para que se reincorporen los casi 70 despedidos de aquel entonces, pero a ocho meses de aquel episodio el triste final donde casi 350 personas quedarían en la calle sería inminente.

Durante la última sesión de Concejo Deliberante Sergio Oyhamburú, Secretario General Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA) Zona Sur, expuso la precaria situación de la Clínica y dio cuenta de los esfuerzos del sindicato de la sanidad para revertir la situación incluso con intentos de reunión junto al intendente de Lanús Néstor Grindetti, pero dialogó con DiarioConurbano.com y sostuvo que el escenario es tan grave que en la clínica “atiende una de las dueñas porque no hay médicos”.

Ricardo Bianco -hijo Vicente Bianco, el fallecido director de Clínica Estrada- y Miriam Solá de Bianco, son los titulares del Grupo Médico Redentor, el cual administra la Clínica Estrada y lo hacía en el Policlínico Lomas, a la vez que es propietaria de la empresa de salud prepaga Medicina Privada.

Si bien hace algunos meses desde el nosocomio lanusense lograron entablar acuerdos con el PAMI que le fueron redituables hasta cierto punto, los profesionales tuvieron dificultades para percibir sus haberes y desde este martes la obra social le retiró las capitas trastocando aún más la situación.

“Los trabajadores cobraron de a puchos (SIC) durante estos últimos cuatro o cinco meses y hoy hay una deuda salarial muy importante” aseguró Oyhamburú.

Además, indicó que en el centro de salud ya casi no quedan pacientes por atender y ni siquiera se cuenta con personal de seguridad, por lo que se convirtió en “tierra de nadie” y si no es “por alguna divina providencia, el destino seguro es el cierre”, lamentó el dirigente.

Ante este panorama, el Secretario General de ATSA Sur adelantó que en el transcurso de este jueves estarán presentando escritos a la Sindicatura y la justicia con movilizaciones a esos lugares el viernes 11.

En línea con esta situación, advirtió también que el Policlínico Lomas podría seguir ese mismo camino en el cual casi 180 trabajadores podrían quedarse en la calle. Es que pese al cambio de administración y el actual manejo de la Sindicatura, la misma ya expresó que no podrá hacer frente a los aumentos salariales del 27,5 por ciento establecidos en las últimas paritarias.

“Reconocemos el esfuerzo que hace la Sindicatura, pero nos parece que llegó el momento de que el juez llame a una licitación pública o concurso para que algún privado de la salud se haga cargo, porque ellos son los que saben de salud, sin que haya negocio de uno y se resguarde la fuente de trabajo”, explicó.