La “bicintacleta”, un invento que nació como pasatiempo y pronto saldrá a la venta

Anibal Querol, de 37 años, creó en su empresa familiar, la “bicintacleta”, una combinación de cinta para caminar con bicicleta. El invento que nació como un pasatiempo en un taller familiar de la localidad de Remedios de Escalada, en Lanús, rápidamente se convirtió en furor en las redes sociales y su creador sueña que en poco tiempo salga a la venta.

Anibal Querol se dedica a la fabricación de cuadros de bicicletas junto a su familia en una empresa que funciona hace más de 60 años. “En 2018 la situación no estaba muy bien y me salió la posibilidad de trabajar por la tarde en otro lugar. Por la mañana trabajaba en el taller y por la tarde en mi otro empleo. El año pasado, con la pandemia, mi trabajo oficial al no ser esencial permaneció cerrado y tuve más tiempo para estar en el taller y empecé a diseñar”, contó Anibal, en diálogo con DiarioConurbano.com.

Con respecto a la creación de la bicintacleta, explicó que quería hacer algo innovador y creativo. “Arranqué pensando en un monopatín que me había hecho mi viejo cuando era pibe. Después se me ocurrió agregar una cinta de caminar y empecé a jugar con eso”, relató.

En la misma línea, Anibal, confesó que todo empezó como un pasatiempo y que jamás imaginó en la repercusión que podría tener su invento y mucho menos que la gente le pediría que empezara a producir las “bicintacletas” para vender.

“Fue un trabajo duro y largo. Me llevó aproximadamente seis meses hacerlo y que funcione bien. Compré la cinta y empecé a hacer los rodillos. Comenté lo que quería hacer y nadie se lo imaginaba hasta que empezaron a ver los primeros avances”, recordó.

Y agregó: “El apoyo de la gente fue emotivo para diseñar esto y que funcione. Durante el tiempo que me llevó diseñarla, muchas veces, me frustré por no poder hacerla caminar, la dejé colgada 15 días, y después seguí insistiendo hasta que salió”.

En cuanto a la inversión que tuvo que hacer para el diseño inicial, Anibal, comentó que algunas cosas tuvo que comprar y otras como los rodillos los fue haciendo con recortes que tenía en su taller, pero luego tuvo que empezar a invertir un poco más.

Después, por consejo de amigos y seguidores, empezó a averiguar para tramitar la patente con la idea de sacarla a la venta. “Averigüe el tema de la patente y después me enteré que había un modelo similar en Holanda, pero el de Holanda era eléctrico y esto es totalmente manual, no tiene motor, si no caminas, no funciona”.

El vecino también remarcó que la “bicintacleta” es recomendable para la salud y para hacer ejercicio. “Es una cinta caminadora móvil. Al caminar uno va haciendo ejercicio. Cuando vas caminando hay que ir haciendo equilibrio, hay una dificultad, hasta que le agarrás la mano y después se puede  andar normal”, cerró sobre el funcionamiento de su invento.