La AJB Avellaneda-Lanús reclamó por nuevas vacantes y mejoras edilicias

El flamante secretario general de la Asociación Judicial Bonaerense Lanús-Avellaneda, Leandro Prieto reclamó la apertura de nuevas vacantes para administrativos, funcionarios, jueces, fiscales y peritos en esa departamental, la última creada en la Provincia de Buenos Aires. “Hoy hay 3000 cargos sin cubrir. En Avellaneda el último curso de ingreso determinó que hay 1200 ingresantes en condiciones de ocupar cargos pero no hay designaciones, entonces pensar en un buen servicio, que es lo que necesita la gente, es una utopía”, planteó.

Prieto asumió la titularidad del gremio tras presentarse a elecciones con una lista única  que lo consagró para liderar el gremio correspondiente al Departamento Judicial de Avellaneda-Lanús. Días atrás habían asumido las autoridades gremiales a nivel provincial, Hugo Russo y María Inés Giménez.

El dirigente gremial señaló a DiarioConurbano.com que “son extremas las condiciones de trabajo en las que desarrollan sus tareas nuestros compañeros. Tenemos problemas con la estructura edilicia, trabajadores en lugares inapropiados, prácticamente hacinados. Hay casas que se alquilan que no tienen ventilación cruzada, no cumplen los protocolos sanitarios. En  invierno no funciona la calefacción y en verano tampoco hay climatización”.

En ese sentido, dijo que la falta de recursos materiales y humanos hace “imposible que la justicia funcione bien o  le demos a la gente y le aseguremos el derecho a la justicia. Es una utopía. Tenemos una realidad de falta de gente. Durante más de un año no hubo en Avellaneda cámara gesell. Recién el año pasado nombraron a una compañera que tiene que resolver lo actual con todo lo que está atrasado”.

El panorama del Departamento Judicial de Avellaneda-Lanús es parecido al del resto de las departamentales. Precisamente, la semana pasada, Giménez y Russo le reclamaron a la Corte Suprema la apertura de nombramientos y mejoras estructurales. También llegaron al Ministerio de Trabajo bonaerense para discutir salarios.

La cuestión edilicia en Avellaneda-Lanús es por lo menos preocupante porque “si no hay espacios acondicionados para trabajar en plena emergencia sanitaria, los compañeros se enferman” dijo Prieto.

“Por ejemplo, los baños del polo judicial de Avellaneda no funcionan; la gente tiene que ir a otros juzgados para usar los sanitarios. Estuvimos 8 meses esperando que nos llevaran 4 hileras de bancos porque la gente no tenía dónde sentarse. No tenemos un conmutador para interactuar con las otras áreas” amplió.

“Un juzgado civil en Avellaneda funciona con 9 personas. La respuesta que espera el que acude a la justicia no llega y es por la falta de personal. Es realmente crítico”, alertó.

“Nosotros pedimos que nos escuchen y nos den bola en cuestiones que son beneficiosas para todos porque nuestras reivindicaciones están ligadas al buen servicio que se le puede dar a la gente”, señaló.

En el orden salarial, el secretario de la AJB Avellaneda-Lanús dijo que hubo un primer acercamiento con el gobierno bonaerense. “Es prioritario que el acuerdo supere la inflación. Necesitamos recuperar lo que perdimos en el gobierno de Vidal que fue entre un 27 y 30%, más lo que nos sacó la inflación. Además hay mucha diferencia salarial con respecto a  los trabajadores de Nación y CABA. Comparado con los salarios de ellos nosotros estamos abajo del 60%. Hay que revisar con cuidado el salario de los trabajadores”, completó.

Mónica Galván