Inmobiliarias presentaron un protocolo a Municipios y piden reabrir

Tras casi dos meses de aislamiento, desde el Colegio de Martilleros Públicos bonaerense advirtieron que la actividad de compra y venta de inmueble “están en cero” por lo cual se vuelve imperiosa la necesidad de reabrir las oficinas de las inmobiliarias. Para ello, presentaron – a pedido de los intendentes- un protocolo de reapertura para que en esta nueva etapa de la cuarentena, las inmobiliarias vuelvan a operar.

En diálogo con DiarioConurbano.com, el presidente del Colegio, Juan Carlos Donsanto, explicó que el protocolo es para “los municipios que residen más de 500 mil personas, está armado en forma de etapas, en esta primera etapa está orientada a la apertura de las oficinas, con un máximo de 2 personas, evitando las visitas. Sobre todo, para realizar los trámites administrativos, en este tiempo de cuarentena se han demorado mucho”. También, dentro del protocolo se contempla que si alguien va a ver alguna propiedad “vaya una sola persona para sostener el distanciamiento social”.

“Nos dedicamos y somos agentes de recaudación, tasa municipales y provinciales, ahí la necesidad de empezar a operar porque se vienen registrando atrasos en ese sentido debido a que se torna imposible efectivizar los cobros”, planteó y señaló que a “medida que a nivel nacional se vayan cumpliendo las etapas, se irá adquiriendo el pleno ejercicio de la profesión”.

A casi dos meses de que se decrete el aislamiento, Donsanto advirtió: “En la compra y venta estamos en cero, cayó todo. Veníamos en una etapa que arrancó en 2018 bastante compleja y esto terminó de redondear ese cuerdo de situación que no es nada alentador”.

Se explayó, asimismo, que “la imposibilidad de circular, inhibió la firma de contratos, hoy las inmobiliarias llevan adelante una tarea administrativa, cobro de locaciones” y apuntó que después de que pase la cuarentena el sector inmobiliario se enfrenta a la tarea de “readecuar los precios por la escalada que ha tenido la moneda dura que es el dólar y las propiedades no podrán acompañar”.

“Cuando salgamos de la pandemia nos vamos a encontrar con un mundo más empobrecido, sino adecuamos valores va a hacer imposible las ejecuciones de vivienda, como pasó en el 2001 y 2002”, indicó.

En ese sentido, el titular del Colegio de Martilleros detalló: “Estamos activando una caída del 40% en dólares. Algunos un poco menos, otros un poco más. Es lo que los actores del sector hemos convenido. Tuvimos una charla con desarrolladores, que construyen viviendas nuevas, ellos prevén una baja de ese tipo, el usado va acompañar esta baja porque hablamos de una moneda que no puede comprar ni adquirir”.

“Durante la cuarentena nos fuimos de 80 pesos a 120 junto al costo de la construcción ha bajado. Va a ser complicado”, concluyó.