Informe de Barrios de Pie revela que el 41% de los niños de Lanús están malnutridos

Fuente: Barios de Pie

Somos Barrios de Pie Lanús elaboró un informe en el que advierte que el 41 por ciento de niños, niñas y adolescentes del municipio están mal alimentados, ya sea porque presentan sobrepeso, obesidad o bajo peso. Los resultados surgen de su Indicador Barrial de Situacion Nutricional (IBSN) para el 1er semestre de 2019 en el distrito.

Sobre un universo relevado de 1032 jóvenes de 2 a 19 años, el relevamiento advierte que el 23,3 por ciento tiene sobrepeso, el 16,4 obesidad, y el 1,7 bajo peso, es decir que el 41% presenta malnutrición en algunas de sus variantes por la ingesta de alimentos de baja calidad nutricional.

El informe elaborado por el área de Salud Colectiva de esta organización social y el Equipo Técnico de la Universidad Popular Barrios de Pie afirma que casi el 5% de estos presenta baja talla para su edad, también producto de una alimentación deficiente en carnes, lácteos, frutas y verduras pero rica en harinas.

Pero en cambio en el caso de los lactantes, los cuales son 139 de los niños menores de 2 años; la malnutrición por exceso de peso alcanza el 23,3 por ciento y el bajo peso llega al 2,9 del total.

En ese sentido, el indicador se vincula de forma estrecha con las más recientes publicaciones del INDEC y de la Universidad Católica Argentina en las cuales se da cuenta de una pobreza que alcanza al 35 por ciento de la población del país, número que en el Conurbano asciende a 39 puntos y que impacta de lleno a casi la mitad de los niños, niñas y adolescentes menores de 14 años de la Argentina, con incluso un 13 por ciento del rango etario imposibilitado de que en sus hogares se alcance a cubrir la canasta alimentaria.

En el informe final del semestre, desde Barrios de Pie advierten que en el Conurbano Bonaerense existe “más de un tercio” de habitantes que “no puedan resolver las cuatro comidas diarias” y tanto la malnutrición como el hambre están “como si nada instaladas en los niños”, algo que califican como “inmoral”.

Además, critican la “reducción” del presupuesto para comedores escolares, los cuales cuentan desde octubre con solo 33 pesos per cápita para confeccionar viandas con las que alimentar a los cientos de niños que acuden por turno en cada uno de los establecimientos, quienes por ese costo terminan consumiendo alimentos con “un mínimo de frescos y predominancia de harinas y azúcares”.

Por otra parte, apuntan a la no implementación en Lanús de la Emergencia Alimentaria y sostienen que es “imprescindible crear e impulsar políticas públicas de seguridad alimentaria, a fin de garantizar el derecho a la alimentación en articulación con la comunidad y sus instituciones”.

Para ello proponen “construir un diagnóstico pormenorizado de la malnutrición en Lanús”, “definir un modelo de gestión ágil para la asistencia alimentaria a las familias”, “formar un equipo de multiplicadoras/es de salud nutricional que puedan fortalecer el vínculo y el trabajo del primer nivel de atención de la salud con la comunidad y todas sus instituciones” y “mejorar los estándares de seguridad alimentaria en los comedores escolares y comunitarios elevando la calidad y el contenido nutricional”.