Huérfanos por femicidios: Los chicos que esperan la Ley Brisa

Sólo en el 2020 al menos 134 chicos quedaron sin sus madres porque fueron asesinadas. Las estadísticas dicen que esos niños son “las víctimas colaterales”. ¿Cómo logran sobrevivir a este duro momento? porque a este enorme dolor se le suman innumerables obligaciones y decisiones que deben tomarse. La experiencia de tres familias de la región con la Ley Brisa, la asignación que establece que el estado asumió el compromiso de estar cerca y ayudar a reparar el grave daño que sufren los chicos por violencia intrafamiliar pero no todos la reciben.

La mayoría de los hijos de las mujeres que han sido asesinadas van a vivir con familiares que asumen la responsabilidad de criarlos y mantenerlos. En el caso de la familia de Laura Rivero, quien recientemente obtuvo justicia tras la condena a prisión perpetua de Marco Lasserre-acusado de asesinar a cuchillazos a Laura y a su hijo Thiago- todavía espera “la reconstrucción económica mensual”.

Por el femicidio de Laura Rivero, sus cuatro hijos de 14, 17, 18, y 21 quedaron a cargo de su tía Lorena y su abuela materna quien se encuentra enferma y sin ningún tipo de ayuda del estado. En diálogo con DiarioConurbano.com, Lorena Rivero, hermana de Laura, contó que es la hija mayor de Laura quien debe realizar el trámite de tutela en ANSES pero que el trámite no terminó.

Por su parte, la familia de Viviana Giménez, asesinada de un escopetazo en la boca por un vecino de 75 años que la acosaba, en octubre de 2018, comentó que está iniciando el trámite para que el hijo de la mujer pueda obtener la asignación, mientras esperan la fecha de inicio de juicio oral para el imputado Osvaldo Valenzuela.

“Ya me entregaron los papeles que me pedían del juzgado para iniciar el trámite de la Ley Brisa para mi sobrino, el hijo de Viviana, que ya cumplió 18 años. Me pidieron las partidas de nacimiento de mi hermana y de mi sobrino, y el acta de defunción. Pero no puedo conseguir turno para iniciar el trámite”, explicó Diana Paz, hermana de Viviana.

En el caso de la hija de Marcela Coronel, la enfermera asesinada en Longchamps en mayo de 2018, la familia manifestó que luego de un “largo y engorroso” trámite, la única hija de la víctima, ya recibe la asignación.

“Por suerte desde septiembre de 2020 ya la está recibiendo”, explicó a este portal Lorena, hermana de la víctima.

Al mismo tiempo comentó que tuvo que esperar dos años y medio desde el momento del inicio del trámite. “En nuestro caso tuvimos problema con la partida de defunción de mi hermana y eso atrasó todo”, recordó.

Hasta los 18 años, las niñas, niños o adolescentes perciben la reparación a través de las personas que estén a su cuidado, mientras que entre los 18 y los 21 los cobran directamente.