Guernica: Vecinos pidieron el fin de las tomas por aumento de inseguridad

A más de dos meses del inicio de las tomas de terrenos que unas 2500 familias llevan adelante en un predio de unas 100 hectáreas el barrio de Villa Numancia, en Guernica, municipio de Presidente Perón; vecinos autoconvocados reclamaron por el fin de las tomas ante un “aumento de inseguridad” en los alrededores, falta de infraestructura en todo el distrito y “negocios” de algunos sectores con el hecho.

Mientras que la ocupación de terrenos se desarrolla desde julio pasado, una Mesa de Articulación integrada por representantes de distintas carteras y niveles de gobierno trabaja para lograr que el desalojo se realice en forma pacífica pese a las denuncias de la provincia de que hace pocos días “un grupo de organizaciones políticas que forman parte de la ocupación decidió impedir de manera violenta la asistencia a las familias que se encuentran en el predio”.

Gustavo Rodríguez, integrante del colectivo vecinal aseguró que quienes acudieron este domingo al municipio en busca de soluciones son “vecinos comunes, del Parque de las Naciones, San Martín, Panamérica y del Centro” que están en línea con el resto de habitantes de Guernica porque “mínimo, el 90 por ciento del partido está en contra de las tomas”, afirmó.

“Pedimos que no se mueva del 1 de octubre la fecha del desalojo porque los vecinos de los alrededores de la toma tienen mucho miedo”, reveló Rodríguez del grupo de autoconvocados de Guernica, quien también consignó que “hay una diferencia de fuerza enorme” entre ellos que hacen “convocatoria por whatsapp”, y quienes protagonizan las tomas “que llegan con 50 agrupaciones, abogados, micros y logística”.

En diálogo con DiarioConurbano.com, indicó que el Secretario de Gobierno local, Mariano Amato, les reveló durante la reunión que “el municipio está en contra de la toma, que están trabajando en soluciones y que junto al resto de los intendentes les están buscando un lugar a sus propios vecinos para que salgan de ahí”.

“Guernica era un lugar lindo, súper tranquilo, y lo están convirtiendo en un infierno”, lamentó Rodríguez.

Es que, según un censo realizado en el lugar por el Gobierno bonaerense, del casi 55 por ciento que aceptó responder solo tres cuartos de ellos dijeron pertenecer a Presidente Perón, mientras que el restante 25 por ciento provenían de otros distritos de la provincia.

Otro dato llamativo es que “la cantidad de personas en la toma no está presente todo el tiempo o en simultáneo”, informaron desde el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad bonaerense.

Por eso la intendenta Blanca Cantero, recibió el apoyo de los ministros de Desarrollo de la Comunidad y Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Andrés Larroque y Julio Alak y 25 jefes comunales, entre ellos Mariano Cascallares (Almirante Brown), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Nicolás Mantegazza (San Vicente), Andrés Watson (Florencio Varela) y Gastón Granados (Ezeiza), quienes estuvieron reunidos con ella días atrás.

Cabe mencionar que la misma Cantero denunció hace pocas semanas que en la toma de tierras “hay organizaciones que se montan arriba de la necesidad de la gente” y relató que “hace 15 o 20 días hubo una mesa de negociación” donde ella misma había preguntado “quién era quién, y todos eran de movimientos de izquierda, organizaciones sociales y abogados”.

En esa línea, Rodríguez reveló que detrás de las tomas “hay negocios de partidos de la izquierda y usan a la gente y las criaturas de ahí mientras pasan frío” y observó: “Esto es una locura desde todo punto de vista”.

A esta problemática se le suman la inseguridad, ya que, aseguró, hay algún vecino que está “atrincherado” y con presencia policial en su casa porque “se le habían metido” para usurparlo, y problemas de infraestructura preexistentes en el distrito.

En cuanto a las deficiencias locales, el vecino de Guernica describió que Presidente Perón “no tiene infraestructura” y que los mismos habitantes del distrito tiene “baja tensión en las pocas redes eléctricas que hay”, lo que genera innumerables quemas de artefactos.

“Somos uno de los municipios más pobres del Conurbano, no tenemos cloacas ni agua corriente, el hospital está colapsado desde mucho antes de la pandemia y las escuelas están en muy malas condiciones”, aseguró Rodríguez.

Y sostuvo que “meter 2500 familias en un terreno inundable es una locura”, ya que “los terrenos están al menos un metro abajo” y es necesario “traer agua potable, cloacas y energía eléctrica” algo que “se le niega sistemáticamente a los vecinos de Guernica”.

Por eso a futuro vaticinó que en Guernica “se vienen los cortes de ruta pidiendo servicios como pasó en otro momento porque hace años los vecinos venimos sufriendo tomas” y pronosticó que en esos terrenos “cada vez que caigan dos gotas van a tener que traer colchones”.

El juez de Garantías de La Plata con asiento en la localidad de Cañuelas, Martín Rizzo, pospuso el desalojo para el 1 de octubre o, supletoriamente, los días 2 y 5 de ese mes.

El magistrado hizo lugar a una presentación del ministro Larroque, quien pidió que se adopte esa medida para “continuar negociando una salida sin violencia”, con la asistencia de la Mesa de Articulación que integran organismos de la provincia de Buenos Aires y agrupaciones barriales.