Grave: el Hospital Evita de Lanús, cerca del colapso y con 50 médicos infectados

Hospital Evita de Lanus

Trabajadores del Hospital Evita de Lanús denunciaron sobre la crítica situación que atraviesa el centro de salud en el contexto de panemia y crisis sanitaria y aseguraron que el servicio se encuentra a punto de colapsar debido a la faltante de personal que se fue contagiando. Además, advirtieron que la crisis en el Evita viene desde hace años y por la falta de inversión en salud durante los últimos cuatro años.

A través de un comunicado, los trabajadores alertaron: “En este contexto, no podemos seguir atendiendo bajo ningún concepto más pacientes. Es por eso, que exigimos el cierre de la guardia del hospital, no aceptar más pacientes y una redistribución urgente de tareas para el personal que está descansando en sus casas. Demandamos reemplazos inmediatos que cubran cada persona dado de baja por contagio”.

En diálogo con DiarioConurbano.com, el secretario adjunto de ATE y ex trabajador del Evita, Marcelo Pignataro, contó que se encuentra en contacto permanente con los trabajadores y sintetizó que “la realidad del hospital es muy compleja”.

 

“Nosotros lo veíamos viendo y calculando que desde finales de marzo que ésto en algún momento iba a pasar y se iban a generar dificultades”, manifestó el dirigente sindical. Remarcó, no obstante, que “si bien se mejoró mucho, se nombró mucha gente, se habilitó una mayor cantidad de camas y en estos meses se preparó el sistema para enfrentar al ‘pico’ de la pandemia; lógicamente las dificultades son muchas y variadas”.

Para entender la situación del Evita hay que partir de que el centro de salud lleva “muchos años de deterioro y abandono” y planteó que “en tres o cuatro meses no se ordena la desorganización que tenía el sistema, por más que se haya mejorado en algunos aspectos”.

Detalló, en tanto, que desde marzo “ya se contagiaron 152 trabajadores, enfermeros, personal de limpieza, médicos” de coronavirus. Muchos se curaron, pero todavía no volvieron a funciones y se estima que más de 50 están infectados en la actualidad. “Esta situación reciente la atención y en sectores que son claves para la atención de la pandemia, como es la guardia o terapia”, explicó y esto derivó en una “falta de personal” importante.

Además, apuntó, que el Evita a principio del 2020 tenía 4 camas de terapia intensiva y a partir de la pandemia, ese número se aumentó a 12, pero están ocupadas 7 “es un 80% de la capacidad de terapia”. “Se dificulta la atención porque no hay médicos. Vos podes tener camas, pero necesitas personal. La demanda sigue siendo alta y el personal se va achicando porque se va infectando y no se llega a renovar”, alertó.

En los últimos meses, desde Provincia se nombraron 120 trabajadores para el Evita “para servicios que son claves como es enfermería, guardia, limpieza y vigilancia”, pero “al mismo tiempo que se va nombrando gente, se va infectando otros”. Además, Pignataro remarcó que “la situación tiende a empeorar, no mejora ni se estabiliza”.

Frente a esta situación, el dirigente sindical informó que se decidió desde la dirección del hospital y Provincia “como una forma de descongestionar terapia intensiva y las guaridas, se va a derivar a otros lugares privados o estatales a pacientes donde estuvieran en mejores condiciones”.

“Se articula con el Gobierno provincial para poder derivar a algunos pacientes, no por falta de cama o respiradores, sino por falta de personal”, subrayó.