Glew: Escrachan y suspenden a una directora por defender a sus alumnos de un abuso policial

La directora de la Secundaria 39 en Almirante Brown fue suspendida de su cargo, luego de que un grupo de padres la golpeara e increpara y la acusara de ser cómplice de que la Policía agredió a un estudiante que fue detenido cuando caminaba por los techos del colegio. La realidad es bastante diferente de lo que difundieron un grupo de familias y ahora la directora no puede volver a la escuela y tiene miedo de sufrir represalias. 

El viernes 20 de septiembre alrededor de las 19.30, la directora de la Secundaria 39, Silvina Rodríguez, recibió una llamada que indicaba que un grupo de jóvenes estaban en los techos de la escuela. Un móvil policial la fue a buscar a su casa, cuando llegó a la escuela se encontró con que eran estudiantes del colegio. 

Según pudo constatar DiarioConurbano.com con fuentes cercanas a la escuela, la directora al ver que eran alumnos del establecimiento educativo, le pidió a la Policía que los dejara, que ella llamaría a los padres para que los vengan a buscar. En ese momento, uno de los alumnos le cuenta a la directora que un efectivo policial le pegó dos cachetadas. En paralelo, llegaron las familias de los chicos que al escuchar lo que contaron, increparon a los efectivos. 

Acto seguido, la directora intervino en defensa de los alumnos y aclaró que “la Policía no le pude pegar a nadie” mientras los padres se fueron del colegio para hacer la denuncia por el abuso policial que sufrieron los menores y responsabilizaron a Rodríguez de haber permitido que la Policía le pegue a los alumnos, cuando ella no estaba presente y cuando llegó al colegio ya estaba los efectivos con los alumnos.

Minutos más tarde de que los padres se fueran de la escuela, la directora se dispuso a cerrar las puertas del colegio y cuando cerró el portón de la calle, una madre de los chicos le gritó: “¿Dónde vas vos?”, y la golpeó y zamarreó de los pelos. En ese segundo, el marido de la mujer intervino y gritó: “Dejala a esta mierda, ya la vamos a denunciar”. 

El domingo 22 el nombre de Silvina junto a su foco circulaba por todas las redes sociales y la acusaban de haber sido cómplice del abuso policial. Sus días se volvieron una pesadilla ya que ni siquiera se animó a salir a caminar por el barrio, por miedo a sufrir represalias. 

El lunes 23 de septiembre, cuando llegó a la escuela, un pasacalle en la puerta de la Secundaria la esperaba y también la inspectora de la Dirección General de Escuela, quien le informó que sería suspendida de su cargo. Ese mismo día, un total de quince familias se acercaron para hablar con la inspectora y contar cómo Rodríguez había puesto en pie la escuela y cómo había crecido desde que ella llegó. 

De nada sirvió, y sobre Silvina Rodríguez pesa el escrache y la tergiversación de lo que ocurrió. “Tiene miedo de salir, no sabe que puede pasar. Está deprimida  y no volvió a dormir después de ese día”, contó a este medio un allegado a la escuela. 

Desde Suteba de Almirante Brown emprendieron un acompañamiento a la docente y a la comunidad para que se resuelva esta situación y se ponga el foco en el mal accionar de la Policía. 

“Esto se enmarca en un montón de situaciones que atraviesan los docentes que son acusados de cuestiones que no son verdad y que lo ponen en enfrentamiento con la comunidad docente y el docente termina siendo culpable de todo lo que pasa. Todo esto tiene que ver con la conflictividad social que se vive y que la escuela es un ámbito de escucha, la gente se acerca, reclama, se queja porque es la representación del Estado en el barrio y todo aquel malestar que tiene la comunidad, aflora contra los docentes”, reflexionó la titular de Suteba local, Haydeé Kazieczk, en diálogo con DiarioConurbano.com. 

Explicó, asimismo, que “lo que pasó ese día fue un abuso de autoridad de la Policía hacia los menores, a la directora la llaman los vecinos y ella va, fuera de su horario, a constatar daños que habían causado los alumnos. Cuando llegó, los chicos estaban reducidos y se da cuenta que son sus alumnos, les dice a los efectivos que no se los lleven porque iba a llamar a los padres y los propios alumnos le cuentan que fueron golpeados por los policías”. 

Advirtió, además, que “existió un abandono por parte de la Policía que dejó sola a la directora cerrando toda la escuela y ahí ella vivió una situación con un nivel de violencia terrible”. 

“Son tres familias las que la escracharon, el resto de la comunidad está indignada con lo que sucedió. La directora está viviendo una situación totalmente injusta”, sentenció. 

Ahora la comunidad educativa realizará una reunión multisectorial con las familias, la representación máxima de la DGEyC, la inspectora en jefe, la inspección de psicología y sindicatos para abordar este tema. En paralelo, exigen que se implementen protocolos de acción para proteger a los directivos que se exponen a situaciones de este tipo y quedan totalmente vulnerables ante el abandono del Estado.