Luego de seis meses y medio de puertas cerradas, los gimnasios de Lomas de Zamora tienen habilitación para su funcionamiento, mientras que los de Lanús continúan a la espera. En el distrito de Insaurralde se permite la práctica individual, bajo un estricto protocolo y solo para mayores de edad, aunque en el de Grindetti el pedido está dirigido a casos de necesidad médica.

Bajo la premisa de “Entrar – Entrenar – Salir”,  los gimnasios de Lomas de Zamora recibieron un instructivo para su habilitación con el objetivo de que se aplique en todos los establecimientos del distrito, los cuales deberán trabajar con un sistema de turnos y/o control de ingresos que permita mantener el distanciamiento y no exceder el factor de ocupación, el cual se estipuló sea de una persona cada 10m2.

El Protocolo Sanitario Practica deportiva individual en gimnasios Lomas fue elaborado a partir del que estableció el Ministerio de Jefatura de Gabinete de Ministros de la Provincia de Buenos Aires para Práctica Deportiva Individual y entregado en los últimos días a los propietarios de los gimnasios lomenses para que éstos comiencen la adecuación de sus locales para la puesta en funcionamiento.

El mismo estipula que se deberá “respetar el distanciamiento social mínimo de 2 metros, entre deportistas”, quienes además de lavarse las manos con frecuencia, evitar tocarse la cara y no saludarse con contacto, al igual que el personal deberán también usar tapaboca y nariz antes y después de la actividad, no compartir bebidas y procurar el menor contacto posible con las superficies que no utilicen.

En cuanto al funcionamiento de los establecimientos, se sugiere evitar la asistencia de personas en grupos de riesgo y se pide la constante ventilación de todos los ambientes y la disposición de insumos necesarios para la limpieza, desinfección e higiene de manos cada 50 mts2.

La habilitación llega después del pedido que realizaron propietarios de gimnasios para volver a abrir sus puertas y los proyectos en el mismo sentido presentados por la oposición en la última sesión de Concejo Deliberante.

En la vereda de enfrente, el municipio de Lanús cursó días atrás el pedido de habilitación para gimnasios y natatorios pero con un enfoque relacionado al cuidado de la salud y no tanto desde el comercial/ recreacional como en Lomas.

Es que el permiso requerido es para que asistan solo aquellas personas que por indicación médica necesitan realizar actividad física, ya sea por estar cursando una etapa de rehabilitación física, porque sufren de afecciones como diabetes, donde es necesario el ejercicio junto con adecuada alimentación para controlar los niveles de glucosa en sangre, o porque son pacientes discapacitados.

Solo basta saber si a partir de la vía libre en el municipio vecino desde la gestión de Néstor Grindetti se enviará otro pedido a provincia con las firmas de Damián Sala (secretario de Educación y Deportes) y Carlos Tagliafico (Control Comunal) para ampliar el permiso.