Feriantes de La Salada esperan la autorización de la Provincia para reabrir con protocolos

Durante los últimos meses los feriantes de La Salada y comerciantes de galerías mantuvieron reuniones con funcionarios del municipio de Lomas de Zamora para estipular los parámetros de la reapertura de la actividad con un estricto protocolo sanitario. Si bien no hay fecha estipulada, esperan que sea la próxima semana. Todo está sujeto a una decisión de autorización por parte del Gobierno provincial.

Si bien desde a gestión de Martín Insaurralde confirmaron a DiarioConurbano.com que “todavía no hay una fecha estimada” para la reapertura de estos locales pese al anticipo del gobernador kicillof de que este lunes 19 se flexibilizará la cuarentena para varios rubros, también indicaron que “en sintonía con la Provincia, cuando ellos lo dispongan se va a replicar la medida en Lomas”.

Mientras tanto los comerciantes ganaron tiempo y junto al municipio elaboraron un Protocolo Sanitario para Ferias Internadas de Lomas, los cuales solo funcionarán en los horarios y días estipulados por el Ejecutivo lomense.

En el mismo, además de la implementación de las medidas de seguridad sanitaria básicas como el respeto al distanciamiento social, la frecuente higienización de manos y superficies, la ventilación de ambientes, el control de temperatura para los vendedores y clientes que ingresen o el uso de tapabocas y nariz en todo momento para todos; también se normaliza la utilización de solo “la mitad de los puestos para garantizar el debido distanciamiento social”.

Por otra parte también se establece que “la ocupación total de las galerías y/o ferias no deberán exceder, en ningún momento, el 30% de sus respectivas capacidades, debiendo cumplir, además, con el factor de ocupación que se desarrolla en el presente protocolo”.

Además sólo se permitirá un despachante por local y la atención de un cliente por vez, así como también “no se podrá exhibir mercadería en los pasillos, fuera de la superficie de los puestos”, entre otras especificaciones.

Sergio Correa, uno de los delegados de los frentistas del Paseo de la Ribera Sur, en La Salada,  admitió a DiarioConurbano.com que “el mejor momento para volver hubiera sido antes del Día de la Madre” tanto por ser una fecha comercial como por la disminución de la circulación de gente aunque valoró las reuniones con el municipio.

“Entendemos todos los problemas en torno a lo sanitario y queríamos llegar al Día de la Madre, una de las pocas fechas de venta que quedaban, abiertos y no se consiguió, por eso la expectativa está puesta en la próxima semana” aunque “por lo menos hay un horizonte y ya se sabe cómo va a ser la vuelta”, explicó el referente de los frentistas.

Asimismo, Correa aseguró que “después de siete meses cerrados esto ya no se aguanta más, nunca pasó que la Salada estuviera tanto tiempo así” y que si bien “hubo ventas on line, se empezaron a usar otros canales de comercialización” durante los últimos estos meses entre los feriantes de la ribera “se generaron muchas deudas”, por lo que la reapertura es indispensable.

“Tenemos la duda si la Salada va a poder tener algo de la normalidad de antes, tanto por las deudas que algunos comerciantes contrajeron como por el esfuerzo grande que se va a tener que hacer para la aplicación de los protocolos”, consignó.

Por último afirmó que los feriantes necesitan urgente a reapertura porque “no pueden seguir cerrados cuando un montón de actividades están abiertas sin protocolos y sin permisos” aunque sopesó que “la gente tiene necesidad de trabajar y no se puede vivir tanto tiempo encerrados”.

“Va a ser como un empezar de nuevo y en el transcurso de la feria vamos a ver cómo está la situación con los cuidados y el respeto de los protocolos como también la cuestión de seguridad”, expresó Correa luego de que se barajase la posibilidad de que el horario de apertura de los comercios de la ribera sea lunes, miércoles y sábados de desde las 5.00 para el armado de puestos.