Ex Pozo de Banfield: Piden acelerar el juicio de lesa humanidad por la impunidad biológica de los represores

La Comisión del Ex Pozo de Banfield pide que la justicia realice más jornadas por semana en el juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos en los Centros Clandestinos de Detención “El Infierno” (Avellaneda), “Pozo de Banfield y “Pozo de Quilmes” para evitar la impunidad biológica de los represores. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Horacio, integrante de la Comisión de Archivo e Investigación del Ex Pozo de Banfield, comentó: “La semana pasada fue la audiencia 64 y nos preocupa la impunidad biológica por la no aceleración de las causas. Muchos son considerados inimputables por la edad o están muertos y tienen que ser condenados por lo que hicieron”.

Las jornadas por el juicio que unificó las causas de El Infierno, de Avellaneda, el Pozo de Banfield y el Pozo de Quilmes, se realiza todos los jueves y consideran que a este ritmo tardarán más de dos años. 

“Es muy poco una vez por semana, faltan como 300 testigos. Es mucho tiempo teniendo en cuenta las edades de los juzgados y solo se está juzgando a las cúpulas, no a los que estaban por debajo y mucho menos a los civiles”, afirmó Horacio.

En este marco, desde la Comisión del Ex Pozo de Banfield destacaron que deben sumarse más de dos jornadas por semana para ver una verdadera aceleración del proceso judicial. Además, piden que también se condene a aquellos subordinados, que fueron represores o civiles que colaboraron a cometer los crímenes de lesa humanidad en los ex centros clandestinos de detención. 

“Sólo están juzgando a las cúpulas de los centros y no vemos que enjuicien a los que sostuvieron esos crímenes. Aunque estén muertos, queremos que sean condenados socialmente. Deben continuar los juicios aunque hayan fallecido los represores y cómplices porque debe existir una condena social para ellos”, manifestó.

El Tribunal Oral Federal Criminal 1 de La Plata lleva adelante el juicio por los crímenes de los tres centros clandestinos de detención y tortura, y juzga a 18 acusados, entre los que se encuentran Miguel Etchecolatz; el ex médico policial Jorge Bergés y Juan Miguel Wolk, responsable del Pozo de Banfield.