Burzaco: El Hogar Uguet Mondaca tendrá su Día del Niño gracias a padrinos

uguet mondaca día del niño

Pese a la pandemia que obligará a un festejo reducido, los más chicos que se albergan en el hogar erigido por Nancy Uguet Mondaca en Burzaco recibirán sus juguetes por el Día del Niño gracias a un sistema de padrinos mientras el lugar busca también capacitar a mujeres violentadas para que tengan libertad económica.

El Refugio Uguet Mondaca, que alberga a mujeres, niños y adolescentes víctimas de violencia de género, se alista para un Día del niño particular en el que pese a la pandemia no faltarán los festejos y regalos.

Marcela Morera, una de las dos madrinas del Refugio (la otra es Jimena Aduriz, la madre de Ángeles Rawson), confirmó que continúan con el sistema de padrinazgo para que cada niño y niña puedan tener el próximo 16 de agosto su regalo.

En diálogo con DiarioConurbano.com Morera explicó que “siempre se festejó el día del niño con una gran fiesta dentro del refugio contemplando a los chicos que están y a los que se fueron pero cuyas madres continúan en contacto”, pero en el marco de la pandemia de Covid el plan debió adecuarse y “se va a festejar solo con la gente del lugar”.

Por eso se decidió “asignar a cada uno de los chicos padrino y madrina que puedan comprarles regalos, juguetes o ropa dependiendo de la edad” con un sistema de semi anonimato para evitar cualquier situación indeseada.

El proceso consiste en, luego de ponerse en contacto, la elección de uno de los residentes del refugio basándose en tan solo el nombre y la edad. Tras eso, se envía el regalo al lugar designado por los integrantes de Uguet Mondaca para ser entregado directamente sin que padrino o madrina entren en contacto con los niños y jóvenes del lugar.

Si bien el proceso de padrinazgo es algo habitual porque suelen realizarlo también en distintos festejos como en Navidad, Reyes e incluso previo al inicio de clases con la recolección de útiles para los chicos, esta vez el desafío es hacerlo “en un año difícil y diferente” confesó la también coordinadora del sistema.

“No va a ser un año con magos, payasos, fiesta multitudinaria ni nada de eso. Va a ser puertas adentro, pero por lo menos les vamos a poder dibujar una sonrisa”, valoró la madre de Julieta Mena, víctima de femicidio en 2015.

En cuanto a los requerimientos para los regalos, si bien indicó que los chicos “necesitan muchas cosas”, la madrina del refugio pidió que dentro de las posibilidades quienes ayuden “donen un jugete” porque “salvo a los adolescentes, es lo que más les gusta y con las donaciones de ropa y calzado que se reciben uno se las puede ir ingeniando para cubrir sus necesidades”.

El refugio alberga desde hace 16 años a más de 50 mujeres y niños víctimas de violencia de género en lo que fuera la casa de Nancy Uguet, quien falleció en diciembre pasado, y sus tres hijos a fuerza de donaciones de vecinos y cierta articulación no económica con el municipio de Almirante Brown, pero en la actualidad “la situación es crítica porque se necesitan alimentos y la feria americana no funciona”, consignó Morera.

Como alternativa, comenzaron con un ambicioso proyecto para reacondicionar un sector del lugar y transformarlo en una cocina amplia para elaborar y comercializar comida elaborada y, en un futuro próximo, también brindar talleres relacionados con la gastronomía dirigidos a mujeres víctimas de violencia de género que necesiten emancipación económica.

“Tiene un doble objetivo porque va a ayudarnos a recaudar fondos con la venta de comida junto con la feria americana, donde se vende la ropa donada que no se usa, y enseñarles mientras tanto a las mujeres en un taller de cocina a hacer ciertas comidas en sus casas para salir a venderlas como una salida laboral, como una herramienta para independizarse de hombres violentos”, puntualizó.

Sin embargo admitió que “ya hay muchos elementos y entregaron algunas cosas” pero “falta mucho para ponerlo a andar” porque enumeró, por ejemplo, que “se necesitan cerámicas para todo el lugar,  caños de gas y agua con sus correspondientes instalaciones, un frízer y bandejas grandes para cocinar” y durante la pandemia “conseguir todo se complica aún más”.

“Queremos seguir el legado de Nancy Uguet porque fueron 18 años de trabajo a pulmón de alguien que nos enseñó mucho a quienes la escuchamos y prestamos atención”, afirmó Morera.

Los obsequios serán recibidos hasta el próximo viernes 14 de agosto, mientras que el resto de donaciones, tanto ropa como elementos de construcción o materias primas para cocinar, son recibidos en cualquier momento. Quienes quieran colaborar pueden ponerse en contacto con el refugio por medio de su perfil en Facebook o al teléfono 1151064041.