El organizador de la fiesta de Budge: “Incumplí con la ley pero queríamos generar unos mangos”

Los organizadores de la fiesta clandestina de 250 personas que fue desarticulada en Ingeniero Budge manifestaron en diálogo con DiarioConurbano.com su descontento con el operativo de seguridad y aseguraron que “la idea era generar unos mangos”. A través de un llamado al 911 fue identificado el evento y los responsables fueron citados a declarar.

“Desde que empezamos a planear fuimos conscientes de que corríamos el riesgo de lo que podía pasar, yo me hice responsable y siempre estuve a disposición de la Policía pero yo generé un trabajo ese día y 10 personas se fueron sin tener para un plato de comida”, afirmó Brian, uno de los organizadores. 

La fiesta contó con la presencia de 250 personas y fue la Dirección Provincial para la Gestión de la Seguridad Privada junto con el Municipio de Lomas de Zamora los que llevaron adelante el operativo para desactivarla. Se estima que se notificó a las autoridades estatales a traves de un llamado al 911 de los vecinos, información que el organizador pone en duda.

En este sentido, Brian opinó que “el operativo fue muy grande” y que parecía organizado previamente. “Ese mismo sábado había 10 fiestas clandestinas por lo menos pero justo allanaron la mía y una más en Budge. Me hago responsable y nunca oculté nada pero la idea era generar algo extra porque no me alcanza como a todo el mundo pero bueno”, relató.

Los organizadores de la fiesta clandestina alquilaron el lugar y comenzaron a las 3 de la madrugada pero a las 3.30 llegó el operativo. El lugar fue clausurado, se secuestraron todos los objetos y el jueves tendrán que ir a declarar los dos organizadores. 

A pesar de que la nueva etapa de Distanciamiento Social habilitó algunas actividades, las reuniones masivas, sea en espacios abiertos o cerrados, no están permitidas y según datos de las autoridades de salud significan un riesgo en la transmisión del virus. 

Con respecto al peligro por el contagio de coronavirus en los amontonamientos de personas, Brian opinó que “sabe que es más riesgoso” y que tratan de ser “prolijos”. “El riesgo está en todos lados, yo sée que incumplí con la ley pero mi idea era generar unos pesos”, aseguró el organizador. 

La fiesta se realizó en la calle Ignacio Corsini al 3400, en Ingeniero Budge y se estima que el valor de la entrada era de $200 mientras que adentro se comercializaron bebidas alcohólicas sin habilitación.