“El juicio por jurados es una forma de democratizar la justicia”

Lo aseguró Roberto Conti, secretario Instituto de Estudios Judiciales de la Suprema Corte bonaerense, y organizador del simulacro del juicio por jurados que se hará este miércoles en los Tribunales de Lomas. El nuevo proceso comenzará a implementarse a partir del próximo y se está difundiendo a través de actividades como esas su funcionamiento.

El secretario del Instituto de Estudios Judiciales de la Suprema Corte bonaerense, Roberto Conti, afirmó que el sistema de juicio por jurados que se implementará en la provincia de Buenos Aires “es una forma de democratizar la justicia y la respuesta de la gente es buena”.

En diálogo con Aire Nativo, que se emite por Radio eLe, FM 93.30, Conti brindó detalles del simulacro de juicio por jurados que se llevará a cabo en los Tribunales de Lomas de Zamora, el próximo miércoles a las 14,30. Con previa inscripción, podrán participar los ciudadanos como jurados.

“Veo a la gente entusiasmada”, expresó Conti, quien es uno de los organizadores de la iniciativa, que apunta a difundir la nueva forma que tendrán algunos procesos penales a partir del año próximo.

La nueva modalidad para procesos penales ya se activó con la notificación a los ciudadanos sorteados para ser parte de los juicios.

Este tipo de procesos suena familiar por las iniciativas en Córdoba y Tucumán o por series y películas extrajeras basadas en la justicia. Sin embargo, muchos bonaerenses no conocen detalle cómo será este mecanismo.

Luego de ser informados a través del correo argentino, los sorteados tendrán que completar una serie de documentos para establecer si cumplen con los requisitos que exige la ley para ser parte de los tribunales.

Quienes desempeñen cargos públicos por elección popular o con rango equivalente o superior a director, en el Estado nacional, provincial o municipal, o en entes públicos,  no podrán ser jurados. Tampoco los representantes de órganos legislativos de los tres estamentos.

La misma prohibición cuenta para los funcionarios o empleados del Poder Judicial, integrantes o ex integrantes de las fuerzas de seguridad y del Servicio Penitenciario, los directivos de agencias de seguridad privada y quienes hubiesen sido cesanteados o exonerados de la administración pública nacional, provincial o municipal o de las fuerzas de seguridad.

Más allá de la presencia de un juez, un fiscal y un abogado defensor, para cada juicio se seleccionarán 18 personas para integrar el jurado: 12 titulares (seis varones y seis mujeres) y seis suplentes, que podrán ocupar el lugar de un titular ante cualquier situación que prohíba a un titular ejercer su función.

Los jurados deberán tener entre 21 y 75 años. La  modalidad no será obligatoria para juicios con penas mayores a 15 años.

“Es probable que el jurado tome una decisión distinta a la creen los magistrados”, explicó Conti, y subrayó que el nuevo sistema servirá para que se difunda cómo funciona la administración de justicia.

El nuevo proceso no quita la posibilidad, existente hoy, de que la decisión final sea revisada y modificada por un tribunal superior.