El Jagüel: La inquietante pista narco detrás de la desaparición de María Luján Barrios

A un mes de la desaparición de María Luján Barrios, de 27 años, quien fue vista por última vez en El Jagüel, partido de Esteban Echeverría, persisten muchas dudas pero crece el temor por la posibilidad de que haya sido víctima de un ajuste narco. La joven, según se determinó, comercializaba a baja escala y consumía estupefacientes desde hace varios años.

 

Fuentes de la investigación recordaron que hay dos hombres colombianos detenidos por falso testimonio. Son quienes estuvieron con ella la noche de la desaparición. Uno de ellos mintió en torno a los horarios en que Marilú (como le dicen la joven) dejó la vivienda de El Jagüel. Pero no hay otros elementos contra ellos.

 

“Se secuestró el celular, se los allanó y se chequearon sus últimos movimientos. No aparece nada concreto que los involucre con la desaparición. La conocían a ella hacía solo una semana”, explicaron los investigadores a DiarioConurbano.com

 

Desde la UFI 1 de Esteban Echeverría, la fiscal Marcel Ruíz investigó también a las tres ex parejas de Marilú, quien tiene tres hijos. Si bien había mantenido relaciones violentas con los tres, ninguno de ellos la vio los dos antes a su desaparición ni hay pruebas que los comprometa.

 

La joven fue vista por última vez el 3 de diciembre último cuando por la madrugada dejó la casa de los dos colombianos detenidos. Poco antes uno de ellos la llevó a entregar droga a un hombre que la contacto, en la estación de El Jagüel.

 

“En la causa hay testimonios que aseguran que se dedicaba al narcomenudeo, que consumía y que se movía permanentemente en remise. Los remiseros han ratificado esto”, relataron fuentes de la investigación.

 

A partir de esos testimonios, fue tomando volumen la pista narco, concretamente que Marilú haya sido víctima de un ajuste. No obstante, hay elementos que desconciertan: desde su desaparición, en dos oportunidades, se comunicó al celular de un hombre y de una amiga y dijo que esta en Pilar. Allí, los efectivos de la DDI  Echeverría aún no han encontrada sus rastros.

 

Dos días después de la desaparición, Marilú le hizo un depósito a un hombre domiciliado en Ezeiza. “Me debía dinero”, explicó el hombre. Hay otras circunstancias en torno al conocimiento de la joven que no pudo explicar y en la UFI 1 de Echeverría tomaron cuenta de ello. Sospechan que sabe algo más sobre la vida de ella.

 

Los documentos de la joven fueron hallados hace menos de una semana en Monte Grande, lejos de su casa y de la vivienda de los colombianos de El Jagüel. Los rastrillajes de la Policía en la zona del hallazgo no han arrojado resultados de importancia.

 

“Marilú tenía muy pocas amigas duraderas. Mantenía vínculos inestables, muchas veces basados en el conocimiento que le daba el consumo y la venta de estupefaciente. Por eso es difícil definir una línea de investigación clara”, contó uno de los policías a cargo de la pesquisa.

 

Los tres hijos de la joven y su madre la siguen buscando con desesperación y esperan su aparición con vida. El paso de los días hace crecer las dudas y el miedo sobre lo que le ocurrió a María Luján Barrios. Mientras tanto, la búsqueda no se detiene.

 

Quien pueda brindar datos de la joven deben comunicarse con la familia a los teléfonos: 11-5589-9446 y 11-2294-9326; al 911 o al 0810-999-6800 del Centro de Atención al Vecino (CAV) de Esteban Echeverría o el 11-5131-6800 (Whatsapp).