“El grooming le quita la inocencia a nuestros hijos”

Así lo afirmó Roxana Domínguez, presidenta de la ONG Mamá en Línea, que capacita a padres contra los delitos sexuales que tienen como víctimas a menores a través de internet. La especialista también llamó a “tomar conciencia” sobre los peligros de la era digital.

En medio del crecimiento exponencial de las redes sociales, un delito que las tiene como vehículo empieza a preocupar: el grooming, es decir las acciones ligadas a la pedofilia, a través de internet. “Los padres y las familias nos tenemos que adaptar a la vida que hoy llevan nuestros hijos, ya que los peligros también han cambiado”, consideró la presidenta de la ONG Mamá en Línea, Roxana Domínguez.

“El grooming es una manipulación muy fuerte por parte de los acosadores, le quita la inocencia a nuestros hijos”, enfatizó la especialista en declaraciones a Aire Nativo, que se emite por Radio eLe, FM 93.30.

Las nuevas tecnologías y la popularización de las redes sociales han agregado nuevos componentes en la cotidianeidad de las personas, tanto mayores como menores, que las utilizan para casi todos los aspectos de su vida y construyen nuevas relaciones. No obstante, los vacíos legales y la dinámica sin restricciones e infinita de la web puede dejar desprotegidos a los niños frente a algunas amenazas como el grooming.

El término proviene del verbo inglés “groom”, que refiere a acciones de acercamiento o preparación para un fin determinado, por lo que se define al “grooming” como las conductas que los pedófilos mantienen en línea para lograr la confianza de menores con el objetivo de concretar un abuso sexual.

Los groomers suelen fingir o usurpar identidades para alcanzar un nivel de empatía con sus víctimas, a quienes engañan y extorsionan para conseguir su cometido.

“Es importante conocer el funcionamiento de las redes, saber qué hacen nuestros hijos en la web y aplicar controles parentales. Es fundamental capacitarse”, remarcó la titular de la ONG, que efectúa charlas y brinda información a padres para combatir a los acosadores.

Y agegró: “Muchos actores tienen que tomar conciencia, los padres y las familias nos tenemos que adaptar a la vida que hoy llevan nuestros hijos, ya que los peligros también han cambiado”.

Desde fines del año pasado, la ley de Grooming tipificó el delito y estableció penas que van desde los seis meses hasta los cuatro años de prisión, sin embargo “hay poca información al respecto y los padres no saben cómo actuar”.

Más allá del marco legal, el grupo familiar sigue siendo la primera barrera contra este peligro y es por eso que desde Mamá apuntan a prevenir el delito a través de la utilización de las herramientas virtuales y a prestar atención ante cualquier cambio de conducta en los chicos.

“Los chicos reciben mucha cantidad de información en internet y no están preparados para procesar todo y discernir que está bien y que mal, por eso hay que estar atentos”, concluyó Domínguez.