El dolor por la chica asesinada en Monte Grande: “Nada volvió a ser igual desde que Zoe no está”

Zoe era una chica muy amiguera”. Así describe Juan Cortez a su hija Zoe, la joven de 18 años asesinada de un disparo en la cabeza en marzo de 2020, cuando caminaba junto a su hermana y un amigo en Monte Grande, partido de Esteban Echeverría. Mientras se espera la elevación a juicio de la causa, la familia intenta superar el vacío tras la muerte de la joven.

Zoe Cortez tenía 18 años. El 9 de marzo, cerca de las 22.50, salía del gimnasio con su hermana y un amigo cuando recibió un balazo disparado desde un auto en movimiento, en el cruce de las calles Cristóbal Colón y Tinogasta, de Monte Grande, partido de Esteban Echeverría. “Ni la hermana ni el compañero de Zoe, pudieron recuperarse de lo que vivieron esa noche”, explica Juan Cortez, el papá de la víctima, en diálogo con DiarioConurbano.com.

El crimen quedó registrado por las cámaras de seguridad de un comercio de la zona. En los videos se observa que los tres caminaban por la vereda de Colón al 2500, cuando un automóvil Renault Symbol que venía circulando por la calle detuvo su marcha, se abrió la puerta trasera y, sin mediar palabra, una persona disparó un balazo que impactó en la cabeza de la joven, quien murió en el lugar.

El padre de Zoe es militar y el deseo de la joven era seguir sus pasos una vez que finalizara el colegio. “La idea era que terminara sus estudios e ingresara a la escuela de suboficial. Yo quería que ingresara a los 18, pero ella me decía ‘pa, aguantame un año más’. Habíamos quedado que a los 19 empezaba y no llegó”, recuerda con tristeza Juan.

Al mismo tiempo, el padre de la chica, comenta que su hija era “muy amiguera”. “Ella era buena gente. Estudiaba y practicaba taekwondo con la hermana. Esto nos cambió la vida a todos, ya nada volvió a ser igual”, expresa el hombre que, años antes del crimen de Zoe, ya había perdido a otra de sus hijas, una joven de 27 años.

Sin embargo, asegura, que el homicidio de Zoe fue algo que marcó su vida para siempre. “Ya nada volvió a ser igual. Las fiestas ya no son las mismas, además, ella cumple años el 29 de diciembre, así que son meses de mucho dolor”, cuenta.

Una de las hipótesis del homicidio, según el relato del padre de Zoe, sería el de una venganza por una denuncia por abuso sexual que realizó hace unos años una de sus hijas. “Ella escrachó a un familiar y después de eso pasó todo. Nosotros presumimos que es una venganza por esa denuncia. Esperaré a ver si en algún momento los detenidos deciden hablar”, señala.

La causa

Por el crimen de Zoe Cortez hay tres detenidos: Cristian Maximiliano Cipolloni (18), alias “Cabeza”, Walter Pare (20), alias “Aguja”, y Agustín Gelman (19), alias “El Chuleta”. Durante la instrucción, la hermana de la víctima, reconoció a uno de los detenidos como el autor material del crimen.

Según fuentes judiciales, el fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Esteban Echeverría, Andrés Devoto, recientemente pidió la elevación a juicio de la causa. Ahora se espera que el juez de Garantías, Javier Mafucci Moore, decida si avala o no el pedido realizado por la fiscalía y luego se sortearía el tribunal oral.