El club Darwin de Fiorito cumplió 60 años con una olla popular para el barrio

El club Sociedad de Fomento Darwin, ubicado en Darwin al 1735 de Fiorito, Lomas de Zamora; festejó este lunes su cumpleaños número 60 con un locro popular en medio de la Cuarentena para continuar con su fuerte presencia social en el barrio y la promesa de instalar en un futuro próximo una olla dos veces por semana.

Con la presencia del Jefe de Gabinete local, Guillermo Viñuales; el secretario de Relaciones Parlamentarias de la Jefatura de Gabinete de la Nación y referente del Movimiento Evita, Fernando “Chino” Navarro, y los concejales del Frente de Todos Alvaro Llambi, Eva Limone y Lucas Modarelli, entre otros, para celebrar un nuevo aniversario de la institución con una olla popular ante el impedimento de concretar un festejo masivo.

Durante la jornada también se descubrió una placa en honor a Antonio Herrera, uno de los socios fundadores fallecido en 2019, junto a su hijo y vecinos para retomar parte de la vida institucional.

Cristian Vaello, presidente del club, aseguró en diálogo con DiarioConurbano.com que este locro es parte de los festejos de cumpleaños habituales de la institución aunque el contexto lo resignificó como una continuidad de la olla popular que instalaron con donaciones el pasado sábado 16 de este mes “porque los vecinos lo pidieron”, convirtiendo a Darwin como un punto de referencia en cuanto a asistencia social en Fiorito al también sumarse al circuito de entrega de mercadería del municipio.

“Uno no quiere que sea así, pero se juntó mucha gente para buscar el locro y hay alguno que se quedó sin su porción. La situación no es buena” lamentó aunque celebró que “este año se acercó mucha gente al club para ayudar”, por eso adelantó que “se va a seguir porque hay una demanda ya establecida”.

Si bien todavía no hay definido días para realizarla y fecha de inicio, estimó que podrían hacerla desde junio los miércoles y viernes para no superponerse con el resto de instituciones, comedores y clubes de la zona que también ponen a disposición de los vecinos más necesitados un plato de comida.

En esa línea, el dirigente indicó que pese a la cuarentena “no podés cerrar el club y no hacer nada” porque “más allá de todo lo que hay hoy con la pandemia, la necesidad del barrio siempre existió”.

“Hay una fuerte necesidad social y eso es un trabajo que emprendemos todos en el club. En la Comisión Directiva creemos que la gente tiene que volver al club y por eso se empezó a incluir sin discriminación a la gente del barrio y a los pibes de 13 o 14 años, que suelen quedar afuera de las instituciones cuando se les termina el baby fútbol, para ayudarlos y que no se fumen un porro en la equina”, explicó Vaello.

Por ese motivo, admitió: “Somos cuidadores del club, de lo que hicieron los anteriores, y hoy estamos acá porque ellos no pudieron contar con la inclusión que nosotros fomentamos desde acá. Quien quiera venir a trabajar tiene las puertas abiertas”.

El club, que solo se sustenta con el alquiler de canchas y el aporte de sus socios, nuclea a cerca de 300 deportistas entre niños, niñas, jóvenes y adultos que practican de forma gratuita baby fútbol, futsal, patín artístico, fútbol femenino y hockey, estas dos últimas iniciadas este año. Además, en las instalaciones de Darwin funciona el Plan Fines, destinado a la finalización de los estudios primarios.

“Ya casi no tenemos lugar para alquilar las canchas porque está casi todo afectado a las actividades, pero nos vamos acomodando. Además estamos haciendo lo imposible para pagar la luz y el gas. Por suerte tenemos mucha ayuda del municipio”, consignó en esa línea.