El caso Melina, una cobertura con sesgos machistas

Maximiliano Montenegro, integrante de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Genero en la Argentina, cuestionó el tratamiento de varios medios de comunicación del caso de la adolescente desaparecida en San Martín. “El tratamiento se tiñó de sesgos machistas, donde la culpabilidad parece estar en la adolescente por sus actitudes”, consideró.

Maximiliano Montenegro, integrante de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Genero en la Argentina, aseguró que la cobertura periodística sobre la desaparición de Melina Romero “se tiñó de sesgos machistas” y señaló que de esa forma “se está infringiendo” la ley.

El caso de Melina Romero, la joven que no regresó a su casa luego de festejar sus 17 años en un boliche en la zona oeste del Gran Buenos Aires, cubrió los espacios centrales de diarios, radios, canales de televisión y portales de internet, que dirigieron sus cañones contra la propia víctima por su supuesta forma de vida.

“El tratamiento se tiñó de sesgos machistas, donde la culpabilidad parece estar en la adolescente por sus actitudes”, afirmó Montenegro en diálogo con Aire Nativo, que se emite por Radio Ele, FM 93.30.

Enquistados en el centro de una hegemonía machista, muchos medios dejaron entrever su línea de pensamiento en los últimos días al dar a entender que Melina era “una chica “sin rumbo”, ya que le gustaba mucho ir a discotecas y había dejado el secundario, para cargar la responsabilidad del posible hecho de su lado.

El punto más elevado de esa estructura se reflejó quizás en un artículo del diario Clarín, donde se trazaba un perfil negativo de Romero, al que Montenegro respondió mediante la web Cosecha Roja con una serie de denuncias y señalamientos, que causaron revuelo.

En ese sentido, el periodista de Diario Popular remarcó la importancia de brindar un tratamiento adecuado de las noticias sobre violencia de género y sostuvo que se debe respetar el marco legal.

“Hay una ley contra la violencia que sufren las mujeres y claramente define cómo debe ser el tratamiento de la información. Acá se está infringiendo”, afirmó.

Y concluyó: “La justicia esta vez se tomó la investigación muy en serio y está marcando el rumbo de lo que parece ser un crimen de violencia de género. El periodismo no comenzó acompañando la cobertura del hecho de la manera adecuada, acompañando la visión”

 

—