Con las nuevas restricciones en la Provincia y ante el incremento de casos de coronavirus, dueños de boliches y de salones de eventos aseguran que “es el último golpe para fundirse”. La Provincia de Buenos Aires suspendió a partir de mañana “todas las actividades recreativas y comerciales en el horario que va entre 2 y 6 de la mañana”. 

En diálogo con Diarioconurbano.com, Hernan Castro, dj y dueño del complejo de salones Espacio Castro, opinó: “Las medidas atrasan todo una vez más, se hace hincapié que el problema está en la noche pero el virus circula las 24 horas del día. Este es el último knockout”. 

El sector del entretenimiento fue uno de los más golpeados con la pandemia y las medidas para evitar contagios. Según datos de la Cámara de Discotecas en el 2020 cerraron más de 40 discotecas en la Provincia y entre 23 y 25 en la ciudad de Buenos Aires. 

En este sentido, Castro contó que entiende que “haya que cuidarse” pero consideró que las medidas “hacen imposible” la realización de trabajo, que es su principal ingreso laboral. 

“Estoy a favor de que hay que cuidarse y no lo discuto pero el virus no funciona solo en un horario nocturno. Nosotros estamos en el último lugar de prioridades pero se olvidan que nuestro rubro tiene una cantidad inmensa de subrubros”, aseveró.

Ante el incremento de casos y la segunda ola en la Argentina, el Gobierno provincial indicó que se limitan hasta 10 personas como máximo las reuniones sociales y suspendieron las actividades artísticas de 2 a 6 de la mañana. 

Castro explicó que además de ser uno de los rubros más afectados, no recibieron una asistencia del Estado durante el 2020. “Debería haber un acompañamiento económico, antes de tomar una medida o restricción debe haber un análisis sobre el impacto que generan en determinado sector. No tiene idea el impacto que produce en la vida de las personas”, aseveró el organizador de eventos. 

Se hicieron varios pedidos desde la Cámara Empresaria de Discotecas y Bares de la Provincia ya que entre el 8 y el 10 por ciento no podrán abrir más. Sin embargo, nunca se concretó un acuerdo entre las partes.

Con respecto a una posible solución, Castro comentó que “lo único que podría ayudar es la aplicación masiva de vacunas”.