Dolor tras la muerte por coronavirus del jefe de enfermería del Hospital Evita

El Hospital Evita de Lanús se encuentra en una situación crítica por la falta de personal y desde hace una semana que atiende en “código rojo”. El miércoles falleció Sergio Rey, uno de los jefes de enfermería en el centro de salud y delegado de ATE, quien estaba internado luego de que fuera diagnosticado con coronavirus. Es el primer trabajador de ese centro asistencial que fallece por el virus.

“Es terrible lo que está sufriendo el personal de la salud. Solo puedo mandarle mucha fuerza a la familia de Sergio, a sus hijos, a su esposa”, expresó con pesar el secretario general de ATE Lanús, Walter Pintos, en diálogo con DiarioConurbano.com. Este jueves también falleció un ex delegado y trabajador del Narciso López, Esteban Lastra, por coronavirus.

 

“Uno ve por los medios y se entera de los coletazos de esta pandemia de compañeros que están contagiados y se cobra sus vidas. Cuando se empieza a ponerle cara, nombre y apellido a los muertos, es triste. Nuestros compañeros y compañeras le están poniendo el pecho a la situación que es grave. A pesar del miedo y la angustia que viven los trabajadores, ellos se esfuerzan y ponen el pecho a la situación”, manifestó.

Asimismo, el dirigente sindical reclamó que se refuercen “los medios para proteger” a los trabajadores. “Nuestros compañeros y compañeras se enfrentan a una guerra con un enemigo invisible”, aseveró.

“La verdad que como se hacía al principio de la pandemia que se aplaudían a los médicos, a los trabajadores esenciales, es fundamental ese reconocimiento porque dan la vida, en vez de hacer marchas de forma provocativa como hacen algunos. La pandemia existe y Sergio y el Negro fueron víctimas del virus”, reflexionó.

Y sentenció: “El hijo de Sergio puede comprobar que la pandemia existe y el virus también”.

En ese sentido, el secretario adjunto de ATE, Marcelo Pignataro, advirtió que “la situación en el Evita sigue siendo mala” y apuntó que “quedan en tratamiento alrededor de 200 trabajadores”. “La situación siguen siendo la misma de hace una semana, hay contagios y se sigue trabajando muy limitado porque no hay personal”, remarcó.

“Las medidas de prevención las tomamos, pero lógicamente repercute en el ánimo de todos los trabajadores del hospital perder un compañero de muchos años como Sergio, era alguien muy querido y apreciado por todo el hospital. Esto se suma al estrés y angustia que vivimos. Realmente golpeó a la comunidad hospitalaria”, esbozó.

Hasta el momento, el Evita sigue trabajando en “código rojo” ya que gran parte del personal de salud se encuentra infectado y no hay médicos suficientes para atender la demanda que recibe el centro de salud.