Docentes en su día: “Nos tuvimos que reinventar para conectarnos con los chicos”

Atravesados por la implementación de la virtualidad como herramienta educativa, los docentes de la zona festejan el día del maestro y reconocen los desafíos que se generaron en este contexto. “Nos tuvimos que reinventar para conectarnos con los chicos pero todos los días intentamos garantizar el derecho a la educación”, afirmó en diálogo con DiarioConurbano.com, María Cielo Sorhondo, de la Escuela 505 y de la Escuela Primaria 50 de Temperley. 

A pesar de que marzo descolocó a toda la comunidad educativa con el comienzo de la pandemia y frenó las clases presenciales, los maestros adaptaron sus recursos para asegurar la continuidad del año escolar. 

Sorhondo explicó que “es inusual festejarlo así” pero que fue “todo un desafío este año”. “En esta pandemia se notó que el docente es único en su tarea, que nuestro trabajo cuenta con una formación específica y no es que cualquiera lo puede realizar”, opinó. 

Muchos alcanzan las tareas impresas para los niños que no tienen acceso a una computadora o a un celular, otros reparten los bolsones de comida que garantiza el Servicio Alimentario Escolar (SAE) pero la mayoría intenta reconectar los lazos de aprendizaje que se tejían dentro de un aula y en el cara a cara. 

Una de las grandes dificultades que tuvieron que sortear los maestros fue la falta de conectividad y recursos tecnológicos tanto de los docentes como de los estudiantes. 

En este sentido, Camila Calpachi, maestra secretaria en la Escuela Primaria N° 68 y Profesora del Conservatorio Julián Aguirre, argumentó que la brecha social “marcó todo” debido a que se tuvo que “acomodar la escuela a la casa”. “Es un proceso difícil porque en la mayoría de las casas hay una compu sola o un celu entonces hay que congeniar la vida familiar con la vida escolar”, opinó.

Además aseguró que se vieron obligados a “trasladar la presencialidad a la virtualidad”. “Enviamos las tareas, aprendimos de digitalización, armamos zoom, videos y lógicamente es el doble de trabajo” expresó la docente de Lomas de Zamora. 

Si bien este contexto determinó muchas complicaciones, hay herramientas que pudieron reconocerse como positivas y que podrían implementarse una vez que se vuelva a la presencialidad.

“La digitalización ayuda mucho si contas con acceso a la tecnología. En los niveles superiores se puede reemplazar la impresión, economiza y agiliza mucho la comunicación con los docentes”, relató Calpachi. 

En esta línea, Sorhondo consideró que “se fortaleció el vínculo con los padres”. “Logramos acercarnos a las familias que son el pilar fundamental y a veces no estaba tan fortalecido porque venían a la escuela, aprendían y se iban”, especificó la maestra.