Denuncian casos de Covid positivo y falta de sanitización en la línea 164

línea 164 covid sanitización

Trabajadores de la ex línea 165, que pertenece a la empresa DOTA, denunciaron la aparición de al menos ocho contagiados dentro del plantel por la falta de elementos de higiene,  incorrecta sanitización de las unidades y desprotección de los choferes para cumplir sus tareas.

Hugo Wurtz, uno de los delegados de la línea 164 perteneciente a DOTA, denunció paupérrimas condiciones sanitarias en las cabeceras y advirtió que la empresa se maneja con “una impunidad total” porque “no le importa para nada la salud del trabajador”.

“Quienes desinfectan las unidades son los mismos choferes porque desde la empresa dijeron que sobra gente y les ofrecieron a ellos hacer esas tareas pero no están capacitados para hacerlo” consignó el referente sindical a DiarioConurbano.com y advirtió sobre las condiciones en las que ellos hacen la sanitización de los micros.

“Suben a los coches, los desinfectan con un solo trapo y después vuelven a entrar a los lugares comunes como si nada. No les dan la ropa, barbijos, antiparras o máscaras para hacer eso e incluso a un compañero le dieron un guante de goma y otro de tela”, enumeró Wurtz.

Además sostuvo que “solo se entregan barbijos o tapabocas cuando se los reclama” y que los mismos “los dan sueltos de una bolsa donde están todos juntos sin higienizar y de la mano del encargado de pañol, ni siguiera los dan dentro de un envoltorio individual”.

En esa línea indicó que los representantes de la empresa “hacen poco o casi ningún control en el ingreso” para detectar síntomas entre los trabajadores, ya que “toman la temperatura al azar o cuando a ellos se les antoja” y que además “no se desinfecta el galpón de 6 x 4 metros donde tenemos los bajos, sala de espera, comedor y el pañol mecánico”.

En cuanto a la protección de los choferes dentro de las unidades denunció que apenas poseen “un plástico transparente de 1,20 metros de alto por metro y medio de ancho con una soga y corredera, como una cortina, que en ningún caso alcanzan al techo o el piso y que en su mayoría no llegan a los parabrisas” para separarlos de los pasajeros y que incluso “la empresa se negó a correr los dispositivos de la SUBE para extender la protección”.

Por ese motivo ya son ocho los casos confirmados de trabajadores enfermos que se encuentran en cuarentena pero el delegado admitió que entre sus compañeros pronostican que “va a haber todavía más porque la empresa no implementa ningún protocolo”.

Para colmo, el mismo Wurtz mantiene sospechas de que él mismo es otro de los contagiados (NdR: Al momento de realizarse esta nota aún no conocía el resultado de su testeo), ya que días atrás comenzó a sentir síntomas compatibles con la enfermedad y debió aislarse.

En medio de éste panorama, el delegado aseveró que según DOTA él está “en contra de la empresa” y por eso desde la firma cortaron los canales de comunicación pese a su rol: “Solo estoy a favor de mis compañeros y los trabajadores, por eso me manejo con la organización gremial denunciando los incumplimientos de esta gente”, explicó.

Y reveló que “hay compañeros de riesgo, dos con diabetes y uno con asma, a los que no les permiten hacer la cuarentena como dicta el decreto presidencial y tampoco se les paga el sueldo si están en sus casas” pese a poseer certificado de sus afecciones expedidos por médicos laborales.

Sin embargo, destacó la ayuda y acompañamiento brindados por la Unión Tranviarios Automotor (UTA), la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) y el municipio de Esteban Echeverría, aunque más allá de las sanciones impuestas por los organismos o las eventuales desinfecciones realizadas por la Comuna lamentó que “no pasa nada más” porque a “ésta gente (DOTA) sigue haciendo lo que se le antoja”.