De la mano de Jaime Torres, la Misa Criolla llega a Banfield

El extraordinario charanguista interpretará este viernes la obra de Ariel Ramírez, luego de la histórica puesta en escena en el Vaticano. Será a partir de 20.30 en el Centro Cultural Padre Mugica de Banfield y el bono contribución tendrá un costo de 100 pesos.

Será una noche de fiesta y de reconocimiento para un músico incomparable. Luego de la histórica puesta en escena en el Vaticano, el charanguista Jaime Torres llega al Centro Cultural Padre Mugica de Banfield para interpretar el próximo viernes la tradicional Misa Criolla.

La cita para disfrutar de la obra musical folclórica y religiosa creada por el músico argentino Ariel Ramírez será a partir de las 20.30 en el local de la avenida Hipólito Yrigoyen 7923 y el bono contribución  tendrá un costo de 100 pesos.

La "Misa Criolla" es una obra musical con ritmos autóctonos de raíz religiosa que fue compuesta por Ramírez hace 50 años. Este viernes, los vecinos de todo Lomas de Zamora podrán disfrutar un espectáculo único, que pocas veces suele presentarse en la región.

En 1964 fue grabada por el grupo folklórico “Los Fronterizos”,  integrado por Eduardo Madeo, Gerardo López, Julio César Isella y Juan Carlos Moreno (solistas), Jaime Torres (charango), Chango Farías Gómez (percusión), Raúl Barboza (acordeón), Luis Amaya (guitarra); la Cantoría de la Basílica del Socorro dirigida por el padre Jesús Gabriel Segade y una orquesta integrada por instrumentos regionales dirigida por el propio Ariel Ramírez.

La semana pasada, la Misa Criolla fue interpretada en la Santa Sede por Torres y una delegación de artistas argentinos en la celebración en honor de Nuestra Señora de Guadalupe que fue encabezada por el papa Francisco.

Trayectoria de Jaime Torres

Jaime Torres nació el 21 de setiembre de 1938, en la ciudad de San Miguel de Tucumán. Recibió las primeras enseñanzas sobre el charango del ya desaparecido artista boliviano, Mauro Núñez, quien le construyó sus primeros instrumentos, y otros fueron hechos por su padre, don Eduardo Torres, un habilidoso ebanista.

Integró en 1954 el conjunto “Inti Sumaj” y cuatro años después se sumó a la compañía de Ariel Ramírez y en 1964 participó de la versión original de la Misa Criolla.

Participó del primer Festival Latinoamericano en Salta y encaró su primera gira por Europa. Ya para 1970 fue invitado por la Organización de los Estados Americanos (OEA) para actuar en Washington, Estados Unidos, y tocó en Canadá, México y América Latina.

 

En 1974 participó en la ceremonia de apertura del Mundial de Alemania y un año después creó el Tantanakuy, una reunión de instrumentistas andinos no profesionales; protagonizó el espectáculo “De antiguas razas” y llevó a la puna y la quebrada el Tantanakuy infantil.

Llevó su talento a Suiza, Israel, Portugal, Japón, Singapur, Malasia, Indonesia y Australia, entre otros países, y hasta recorrió la Unión Soviética.

Estrenó el concierto para charango y orquesta “Suite en Concierto”, y se presentó en el Melbourne International Festival of Arts. En 1993 celebró los 50 años de vida musical y presentó el espectáculo “Amauta, 50 años en una noche”. En 1998 se presentó con la Bersuit Vergarabat y Divididos, e interviene en el XV Festival del Charango, auspiciado por la UNESCO. Un año después compartió escenario con Luciano Pavarotti y Mercedes Sosa.

En su extensa trayectoria recibió el predio SADAIC a los Grandes Intérpretes de Música Popular, también fue galardonado por el Instituto de Alta Fidelidad de Múnich y la Academia Alemana de Fonodisco.

Obtuvo, en dos oportunidades, el Estrella de Mar, se alzó con el Konex de Platino (el Konex fue otorgado también a la Asociación Tantanakuy), el Premio Lobo de Mar a la Cultura y el San Juan Bautista.

El reconocimiento más popular fue que la escuela de Enseñanza Artística de Milagros, provincia de La Rioja, fue bautizada en su honor, fue nombrado ciudadano ilustre en Jujuy y se le impuso su nombre a una calle de la localidad de Perico.