Coronavirus: Los clubes de barrio brindan contención social, pero sufren la situación económica

Las medidas de emergencia sanitaria que tomó el Gobierno nacional a causa de la pandemia de coronavirus, dejaron en jaque a muchas instituciones como los clubes de barrio. Algunos lograron reacomodarse para brindar contención a los socios y vecinos y se enfrentan a la incertidumbre de no saber cómo subsistir con una economía paralizada.

Frente a esta sitación, uno de los miembros de la comisión directiva del Club Atlético Olimpia, de Lomas de Zamora, Emiliano Piaggio, relató en diálogo con Diarioconurbano.com que “el club comenzó a estar encima de las familias para ver si necesitan algo, para dar una mano o asistir en términos más personales”.

“Si hay algo que tienen de bueno los clubes es el vínculo directo, siempre se sabe la realidad del socio, si son laburantes independientes, si se quedaron sin laburo, por eso en las situaciones límites los clubes cumplen una función importantísima”, destacó.

En cuanto al accionar del club, el dirigente precisó que, si bien en general los socios están bien, se colabora con otras instituciones que hacen actividades concretas, como “juntar comida y llevársela a aquellos que están repartiendo o cocinando”.

Asimismo, advirtió que el gran problema es sin dudas el económico. Sin tener el ingreso de la cuota los socios, precisó que “al club vinieron tarifas de 15 mil pesos de luz” a pesar de que el lugar se encuentra cerrado. “Hace 60 días que no entra una persona, y la empresa cobró lo mismo que en marzo por hacer un estimativo”, cuestionó.

En la misma sintonía, el presidente del Club Social y Deportivo Arzeno de Burzaco, Leonardo Macias, apuntó a este medio que la función del club de barrio “en primer lugar es la contención de la gente, por eso la comisión directiva y algunos vecinos hacen una olla popular”.

Al respecto, contó que hace tres semanas comenzaron a realizar una olla popular que funciona dos veces por semana y detalló que “se hacen 300 porciones de comida con cosas donadas y algunas compradas del bolsillo”.

“Hay que pagar la luz, el gas, en general es difícil sostenerlo, pero somos un grupo de amigos más que una comisión directiva, y se mete onda para que todo salga”, valoró Macias.

También, tienen dificultades económicas por no tener un ingreso de parte de los socios. El presidente, detalló que “la cuota era de 50 pesos, con 200 socios activos y aunque no era mucho ayudaba”.

“Lo más fuerte de la pandemia, es que en la olla popular se vio gente que se pensaba que jamás lo iba a necesitar, gente que se pensaba que jamás iba a necesitar un plato de comida y hoy viene y hace la fila”, sentenció.

Por Edgardo Núñez