Coronavirus: En Lomas comenzó el “aislamiento barrial” en dos barrios de Llavallol

Ante el pedido de organizaciones sociales de que en los barrios populares se lleve adelante un aislamiento integral, en Lomas de Zamora se puso en marcha un nuevo formato de cuarentena. Se comenzó por los barrios de El Campanario y Los Pinos en Llavallol y de acuerdo a los resultados positivo que arroje, se evaluará implementarlo en otros barrios populares del distrito.

En diálogo con DiarioConurbano.com, el secretario de Gobierno, Martín Choren, explicó que “es un trabajo que se realiza en junto a Nación y Provincia para llevar un aislamiento social y obligatorio dentro de cada barrio. En esta ocasión, se cerró El Campanario y barrio Los Pinos, solo se permite el egreso y el ingreso a la gente que está exceptuada, al momento de que vuelven a ingresar, se le hace un control de salud para corroborar si tienen algún tipo de síntoma”.

Se explayó en que “la idea es preservar el barrio de cualquier tipo de contagio o infección ya que no hay casos sospechosos por el momento” y subrayó que se lleva adelante “un control sanitario casa por casa”. Entre los dos barrios, viven alrededor de 6 mil vecinos a los cuales se les brinda “asistencia alimentaria” y se está entregando los bolsones de comida propios del SAE.

En la parte ambiental, se está trabajando “en la desinfección y fumigación de todos los puntos del barrio y se está terminando con el plan de vacación de toda persona que no haya sido vacuna contra la gripe y esté dentro del grupo de riesgo”.

El perímetro está comprendido por las calles Kurth, Doyhenard, 1 de Marzo, Polonia y Santos Vega, y también contará con 4 puntos de control, tanto para peatones como para vehículos.

En ese sentido, Choren indicó que se decidió empezar por El Campanario y Los Pinos porque “son dos barrios que no tienen ningún caso confirmado ni sospechoso de coronavirus” y enfatizó que “la idea es que si esto es exitoso, se pueda continuar con este aislamiento dentro de otros barrios populares”. Apuntó, además, que “son lugares donde hay viviendas con numerosas familias, lo cual, dificulta realizar el aislamiento dentro de su domicilio y preservar la salud”.

“Los vecinos han entendido que es una forma de protegerse ellos mismo y de cuidarse entre todos y la verdad que lo reciben de manera positiva todo esto. Nos manifiestan que están de acuerdo con la medida”, valoró el funcionario municipal.

En los barrios populares, el aislamiento se vuelve una tarea difícil de cumplir ya que en la gran mayoría de los casos, no poseen una casa digna y atraviesan problemas estructurales ambientales y edilicios.