Coronavirus: Claves para sobrellevar la convivencia en pleno aislamiento obligatorio

Con el aislamiento social obligatorio dispuesto por el Gobierno a causa del coronavirus, miles de familias se ven obligadas a quedarse en sus hogares y convivir las 24 horas. Esto generó que la rutina se fracturara y nazcan nuevos conflictos de convivencia entre los adultos y los jóvenes.

La licenciada en Psicología, Marian Renoulin, explicó en dialogo con Diarioconurbano.com que “como es una obligación quedarse en casa y no se puede decidir, en general cualquier medida que implique recortar las actividades que uno realiza se acepta, pero eso incluye una frustración o enojo”.

“Por más que uno entienda que tiene que hacerlo por el bien común o propio, se genera un malestar que hay que asumir y ver donde se va a desquitar, porque se puede hacer el distraído, pero de alguna manera va a repercutir en la vida familiar”, indicó.

En cuanto a los adolescentes, la licenciada opinó que los adultos “deberían protegerlos de las angustias mayores, como preocuparse por el futuro económico, por como va el país, si los familiares corren riesgos”, y agregó que “como adulto uno tendría que tener más paciencia y cuidar estas cuestiones, además, generar un espacio de charla”.

La profesional, recomendó, para sobrellevar el aislamiento, que “hay que levantarse temprano, programar una rutina y organizar con los chicos un horario para hacer la tarea, ayudarlos, controlar que hacen, y darles un tiempo para que esté con las redes o lo que le guste hacer, y un espacio para que cada uno de la familia esté sólo, porque ahora la exposición al otro es excesiva”.

También, otra de las recomendaciones fue que “habría que tratar de adaptar una rutina para que no que sea estar en pijama todo el día, la computadora hasta las 5 am”, y destacó que “hay que hacer conexión con los adultos mayores en la familia, ocuparse del que queda solo, tener la atención de cuidar al otro”.

Además, la especialista aconsejó que “hay que darse un espacio para la actividad creativa, pero más importante, es evitar la exposición a muchas horas de noticias, donde la carga es continua y repiten los mismos temas, los amplifican”.

“Para todos es raro, es nuevo, genera incertidumbre, las consecuencias no se pueden prever, hay mensajes contradictorios, información falsa, por eso hay que asumir el malestar y aprender a cuidarse entre todos”, concluyó.

Por Edgardo Núñez