Cómo viven su primer año las trigemelas de Lomas

Las trigemelas de Lomas cumplieron un año. Victoria, Julieta y Delfina Chainski Catalá nacieron el 25 de julio de 2020, en plena cuarentena, en la Clínica IMA de Adrogué. Su historia despertó alegría y expectativa porque ocurre en uno de cada 200 millones de embarazos. Un año después, Vanina y Leonel, los padres de las niñas, explican cómo transitan los primeros 12 meses de crianza de las pequeñas: su día a día, los cambios, los desafíos y las personalidades de cada una.

Hay dos momentos que Vanina Catalá Ortmann y Leonel Chainski recuerdan con claridad. Uno sucedió cuando se enteraron que iban a ser padres primerizos de un embarazo múltiple. El otro momento sucedió el 25 de julio de 2020: el nacimiento de las nenas. Estaban felices, pero aseguran que esos 49 días que las bebas estuvieron en neonatología fueron muy difíciles. “íbamos a visitarlas tres veces. Era una rutina bastante agotadora porque estábamos con ellas solo un ratito. Escuchábamos el parte médico y volvíamos a casa sabiendo que se quedaban ahí, fue horrible”, recuerda Leonel, en diálogo con DiarioConurbano.com. 

Un año después, la pareja de docentes cuenta cómo se dividieron los tiempos para el cuidado de sus hijas. “Vani se iba a dormir tipo once de la noche y yo me quedaba con alguien que me hacía la segunda siempre, el padrino de algunas de las bebes o mi suegro que vino cuatro meses seguidos, todas las noches. Era estar despierto toda la noche cuidando a las bebas que cada tres horas tomaban la mamadera”, dice Leonel.

Vanina, por su parte, agrega que los primeros meses fueron “muy difíciles”. “Las bebas vinieron padeciendo reflujo y requerían un monitoreo las 24 horas. Nos pegamos unos cuantos sustos, pero a medida que iban creciendo, todo fue cambiando. Ahora están en la etapa de pararse, de sus primeros pasos agarradas de nosotros, de jugar juntas y empezar a conocerse”, explica.

Y agrega: “Tenemos una chica que nos ayuda, pero la realidad es que me demandan constantemente. Trato de hacer las cosas durante la noche ya que se duermen temprano o durante el día se queda Leo con la chica, o si están tranquilas, se quedan con la chica sola, lo vamos viendo”.

De largas noches en vela a dormir hasta las 8 am

En un principio, las nenas dormían separadas porque si una se despertaba, despertaba a las otras. “Era todo el tiempo reinventarse. Una de las bebas iba a la habitación matrimonial, otra al living y otra quedaba en el comedor. Dormían separadas para que no se despierten entre ellas y de a poco las fuimos juntando en la misma habitación matrimonial. La habitación matrimonial que pasó a ser la pieza de ellas”, resume Leonel y añade relajado “logramos que a los siete meses ellas duerman desde las 20 hasta las 8 de la mañana, de corrido y sin mamaderas”.

Fueron esas largas noches en vela lo que llevó a Leonel a abrirse una cuenta en la red social Tik Tok para difundir el día a día de las nenas. “Me aburría a la noche porque no me podía dormir. Todos dormían menos yo, entonces, empecé a cargar videos de lo cotidiano y la empezó a seguir mucha gente. La idea era subir videos para compartir con la familia que vive afuera y se sumaron unos 23 mil seguidores que para nosotros es un montón. Después tenemos el Instagram también”, relata.

¿Cómo son las personalidades de cada una?

-Vanina: Victoria es la más observadora y la más tranquila. Ella juega sola, es más tímida, muy vergonzosa. Y Delfina es la payasa, la que hace caras y vive gritando. Cada una tiene su personalidad muy marcada.

-Leonel: Al principio, Julieta era la más caprichosa, pero después se adaptó. Ahora es súper simpática y muy compradora.

Ahora se viene el jardín maternal. El matrimonio ya tiene definido el jardín donde Victoria, Julieta y Delfina muy pronto asistirán. “Ya tuvimos las entrevistas y estamos haciendo los costos, porque entre matriculas y otras cosas, es un número. Iban a empezar este mes, pero por la pandemia y el frío decidimos dejarlo para más adelante”, narra Leonel.

El jardín será una nueva experiencia para las nenas que, por la pandemia, viven prácticamente en una burbuja. “Recibimos pocas visitas. Las salidas de las gordas son los miércoles y los sábados que van a la casa de los abuelos a cuatro cuadras de casa”, comenta el matrimonio.

¿Cómo fue el festejo del primer año el 25 de julio?

-Leonel: El cumple fue súper íntimo, con las personas que cuidaron a las bebas, pero fuimos transmitiendo por las redes los distintos momentos. No invitamos a nadie porque se nos llena la casa de gente y por la pandemia no está bueno.