Lomas: Empezaron con clases de apoyo y ahora le dan de comer a más de 100 niños

sol esperanza merendero

La asociación civil Sol de Esperanza, ubicada en el barrio Nueva Esperanza de Lomas de Zamora, brinda meriendas para un centenar de niños y realiza una olla popular semanal para las familias del lugar que más lo necesitan porque “la situación en el barrio está muy dura”, enfatizó su titular, Sofía Ortiz, mientras también buscan llegar a cada chico con un juguete en su día.

La presidenta de la asociación que se encuentra en el límite con La Matanza y Esteban Echeverría recordó que en sus inicios solo se trataba de “otorgar apoyo escolar para los 15 o 20 chicos del barrio que venían, ayudándolos con la tarea y dándoles una merienda”, pero el Covid cambió todo y los obligó a crecer.

“Cuando comenzó la cuarentena en marzo dejamos el apoyo escolar, pero nos empezaron a mandar mensajes preguntándonos si no hacíamos merienda y entre toda la familia volvimos a hacer las meriendas que se dan dos veces por semana, martes y jueves”, relató.

Sin embargo, la realidad los obligó a ampliar esa ayuda a toda la familia de los niños y por eso, según consignó a DiarioConurbano.com, “los sábados se empezó a hacer olla popular con lo que donaban”.

A partir de ahí, “la cantidad de chicos se multiplicó y ahora hay papás y mamás que vienen a retirar la merienda para casi 100 niños cada día porque la merienda es solo para ellos” pero los sábados “se cocina para todo el grupo familiar y ahí se van alrededor de 150 porciones” explicó Ortíz.

“Durante la pandemia se fue pasando la voz de que acá había merendero y empezaron a venir las mamás o los mismos chicos para preguntar, anotarse y recibir la merienda. Cuando nos dimos cuenta ya eran un montón porque hasta los mismos que vienen desde el principio comentaron sobre la cantidad de gente”, expresó.

En esa línea, la presidenta de Sol de Esperanza consignó que en el barrio “mucha gente se quedó sin trabajo” y otros tantos “lo hacen en negro y por no poder salir pierden esos trabajos”, sin embargo “a ellos no se los refleja en las estadísticas porque como están en negro no están registrado que se quedan sin trabajo”, lamentó.

“La situación en el barrio está muy dura y la necesidad de comida que hay está reflejada en la cantidad de gente que viene a comer”

Sin embargo aseguró que “este es un momento muy difícil para todos y más porque veníamos complicados en todo el país”, motivo por el cual “se profundizaron todos los problemas” pero “igual se salió a pelearla y a ayudar a todos los vecinos, poniendo un granito de arena para el cambio de situación”.

“Nos llena el alma la reacción que la gente tiene con uno, porque ahí nos damos cuenta que hacemos algo bueno”, apreció sobre los gestos de reconocimiento que tienen los vecinos del barrio para con los integrantes del espacio.

Si bien la creación de Sol de Esperanza  se remonta a mediados de 2019, la pandemia paralizó el proceso de formalización aunque el proyecto de Ley de Asociaciones Civiles (que cuenta con media sanción en Diputados de la provincia) se asoma como una de posibilidad certera de acelerar los trámites.

“Por lo menos la pandemia nos dejó algo bueno y es que vamos a poder seguir con el papeleo con la asistencia del municipio”, señaló Ortíz sobre la regularización de la situación legal de la asociación.

sol esperanza merendero
Los vecinos del barrio Nueva Esperanza aguardan para retirar sus viandas

Más allá de las donaciones recibidas desde funcionarios municipales, agrupaciones como “la Gaucho Rivero” o “Ecuentro Peronista” y vecinos, “solo alcanzan para hacer dos meriendas y una olla por semana” y por eso la asistencia se ve limitada, aunque intentan nunca bajar la cantidad de raciones.

Además, esto se suma a los bolsones de comida que les entregan desde Desarrollo Social del municipio para ser distribuidos en el barrio y la campaña iniciada para que los chicos de la zona tengan un juguete en su día.

“Estamos pidiendo que nos donen juguetes usados para entregar el Día del Niño. Nosotros los limpiamos, desinfectamos y ponemos en una bolsita para dárselos a los chicos y sacarles una sonrisa”, puntualizó.

Por eso, quienes deseen colaborar con un juguete para ser entregado el Día del Niño o mercadería y elementos de cocina para el merendero pueden ponerse en contacto a través de la fanpage de Facebook, por medio del número 11-5691-9833 o personalmente en el lugar, ubicado en la calle 101 entre 1 y 2 del Barrio Nueva Esperanza.

“Todo lo que sirva para merienda, ya sea leche, harina, azúcar o yerba, y para la olla del sábado, sirve. Hay días que ponemos nosotros de nuestros bolsillos, pero siempre hace falta algo, cualquier ayuda es buena”, sostuvo Ortíz.