Tras la vuelta de las clases presenciales y el relajamiento del aislamiento, el sistema de transporte público, sobre todo los colectivos, se ven desbordados por la demanda de pasajeros y desde la UTA advierten que se pone en riesgo la salud de los trabajadores. Sobre todo en el Conurbano bonaerense la situación se agrava en las líneas locales.

En diálogo con DiarioConurbano.com, el vocal de la UTA y referente en la terminal de Puente La Noria, Daniel Oujian, advirtió que  “hay un colapso en los colectivos por la cantidad de pasajeros, no se está respetando la cantidad de los pasajeros parados que tiene que haber, pero en ningún lado y esto surge por la falta de controles” y alertó que por parte del Estado “no existen controles”.

“Estamos hablando desde fines del año pasado que ya no hay controles para ver que el colectivo solo lo use personal esencial y los controles ayudaban a que se respetara la cantidad de pasajeros y el distanciamiento”, replicó.

Asimismo, aseguró que “el distanciamiento desapareció en toda la sociedad como así también los controles son nulos” y apuntó que “las empresas aprovechan esta situación porque el chofer es víctima del atropello de los usuarios, hubo situaciones que si no permiten subir a un pasajero porque no se pueden, terminan rompiendo los vidrios de la unidad”.

“Es una locura. No hay controles y así no se puede funcionar más, por más DNU que saque el Gobierno, la gente no lo respeta. No hay distanciamiento ni medida de prevención, gente sin barbijo y cuando un chofer quiere frenar esto, lo agreden”, denunció.

Para Oujian, “el gran problema hoy es la falta de control” por parte del Estado para que se cumpla con el distanciamiento. Además, sostuvo que “algunos empresarios no sacan la cantidad de servicio que tienen que sacar y le piden a los trabajadores que son de riesgo que vayan a trabajar igual y son trabajadores que continúan dispensados porque son personas de riesgos” y señaló que las empresas “no tienen la cantidad de personal que necesitan y obligan a los trabajadores licenciados a trabajar porque se niegan a contratar personal”.

Asimismo, le reclamó al Ministerio de Trabajo y “a los entes reguladores que actúen conformes a sus obligaciones para controlar que esto no se desmedre”. En tanto, remarcó que “en las líneas locales en el Conurbano la situación es bastante complicada” al recordar que “siempre fue complicada la situación por la cantidad de nuevos barrios que hay y porque los entes reguladores no habilitan más unidades”.