Cerró la fábrica de “Mielcitas” y “Naranjú” y escracharon a su dueño en Adrogué

La empresa Suschen, creadora de golosinas míticas como las «Mielcitas» y el «Naranjú» y una de las mayores productoras del sector en la Argentina, cerró su fábrica en la localidad bonaerense de Rafael Castillo tras 43 años de actividad. Más 100 trabajadores, en su mayoría mujeres, quedaron sin empleo y sin indemnización. Las trabajadoras hicieron un escrache en la casa del dueño de la empresa Roberto Duhalde en su casa de Adrogué para exigir el pago de indemnizaciones y de sueldos atrasados.

El alfajor homónimo también era un clásico de la empresa de golosinas fundada en 1976 y que durante el macrismo no pudo sortear la fuerte caída de ventas y la enorme deuda generada por los tarifazos de los servicios públicos.

«Estamos muy mal. Nos sentimos muy mal. Hay compañeras que tienen chicos discapacitados. Hicimos todo lo posible para que esto no ocurra. Pero por los malos manejos estamos pasando esta situación», lamentó el delegado gremial José Luis Ledesma.

«Yo trabajé ahí hace 20 años. El 90 por ciento somos mujeres y sostén de familia. ¿Cómo hacemos ahora con la situación que vivimos en el país?», preguntó Silvia Ayala.

Las trabajadoras hicieron un escrache en la casa del dueño de la empresa Roberto Duhalde en su casa de Adrogué para exigir el pago de indemnizaciones y de sueldos atrasados.

«Nos debe una quincena completa, el aguinaldo. Nos pagaba el sueldo a la mitad», afirmó Ayala. La firma Suschen no es la única fabricante de golosinas en crisis: la multinacional Arcor perdió el año pasado 1000 millones de pesos y debió cerrar una planta en Mendoza.

«Hemos cubierto lo que los empresarios no pudieron cubrir. Se llevaron el activo fijo y se burlaron de todos. No somos locos ni suicidas, vamos a buscar la continuidad de trabajo», apuntó el delegado José Luis Ledesma, quien responsabilizó a los propietarios de la firma.

En diálogo con Radio 10, Ledesma destacó que llevaban semanas reuniéndose con la empresa en el ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, pero las reuniones no impidieron el cierre definitivo de la fábrica.