Casa MANU reclamó al Gobierno de la provincia ayuda durante la pandemia

casa manu pandemia ayuda niños

El hogar Casa Manu de Esteban Echeverría, junto a la Red de Hogares de Buenos Aires, le reclamó al gobierno provincial el pago de becas adeudadas durante el año y ayuda en medio de la pandemia. “Se reclama el acompañamiento que se debió tener desde el principio” porque “queremos hacer un trabajo genuino y no subestimar al chico” advirtió Silvia Casas, fundadora de Casa MANU.

La misiva es la segunda que formuló el conglomerado de Organizaciones en el año y a través de la misma se insta a la Directora Ejecutiva del Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia, Eva Asprella, y al ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque, a brindar una pronta respuesta sobre el incumplimiento del pago de becas.

En ella reclaman la “liquidación inmediata de sobrecupos adeudados desde el último trimestre de 2019”, “incremento de los valores prestacionales en os diferentes programas cuya última adecuación fue en octubre de 2019” y “efectivización de la ayuda extraordinaria en el marco de la situación de pandemia, solicitada el 26 de marzo pasado”.

Como una de las 14 organizaciones del Conurbano sur que componen la Red de Hogares de Buenos Aires, la Casa Mucho Amor nos Une (MANU) es una de las que encabeza los pedidos de ayuda dirigidos a morigerar los efectos de la pandemia en los centros convivenciales.

En diálogo con DiarioConurbano.com Silvia Casas afirmó que con la comunicación “se reclama el acompañamiento que se debió tener a principios de la pandemia y no se logró a lo largo de estos meses”.

“Queremos hacer un trabajo genuino y no subestimar al chico ni el lugar donde vive, brindarle las mayores comodidades posibles y los elementos necesarios para ellos y los cuidadores durante la pandemia”, aseguró la directora del espacio ubicado en la calle Weiman 662 de Monte Grande donde conviven 23 niños y niñas, hijos de madres positivas de VIH-Sida.

“Desde hace casi cinco meses las instituciones nos quedamos con un montón de niños dentro de los hogares y medidas de profilaxis que debimos implementar sin recursos porque las becas son insuficientes”, explicó.

Para colmo “la situación social hace que lógicamente las donaciones sean cada vez menores”, lamentó y señaló en ese sentido que “se debieron suspender los eventos comunitarios como el campeonato de fútbol, el locro del 25 de mayo, el desfile de moda en agosto y seguramente también la 10° Correcaminata solidaria de diciembre”.

Por eso, desde Casa MANU se suscribió al pedido formulado por la Red de Hogares en el que se solicita una “ayuda extraordinaria” en el marco de la pandemia para “cubrir la casa con equipos de trabajo quincenales” porque “hay compromisos económicos con esas personas que se deben afrontar” y sustentar la compra de elementos sanitizantes, indicó la fundadora.

Por otra parte, reclaman un “reajuste de emergencia” para los “valores prestacionales” porque “una beca de 15 mil pesos no alcanza para el sostenimiento de la casa y los niños” ya que “pese a la pandemia se siguen pagando los servicios e impuestos y se tiene que hacer frente a las enfermedades que puedan tener los chicos que, por suerte, no es Covid”, advirtió en tanto.

Además exigen el pago de sobrecupos, el espacio por sobre la capacidad máxima otorgado a niños en situaciones de emergencia que en el cortísimo plazo no pueden esperar por una derivación o una búsqueda de hogar y necesitan un lugar de forma ineludible hasta resolverse su situación.

“Durante la gestión anterior se abonó cuando hay casos especiales que requieren una cama y superan la capacidad que tenés porque aparece un chico con diferentes particularidades y no hay lugares que lo contengan a ese menor en riesgo. Lamentablemente desde diciembre esta gestión decidió que los sobrecupos no se pagan haciéndonos responsables de eso y tampoco hay una decisión de pagarlo porque lo consideran ilegal”, explicó Casa.

“¿Qué clase de insensible serías si teniendo un lugar extra decís que no lo vas a tener? Lo recibimos porque somos humanos y porque hacemos esto con pasión. Además puede pasar el tiempo con ese niño dentro del hogar y se necesita de ese dinero para sostenerlo”, observó.

Sin embargo, hasta el momento Casas consignó “no hubo respuestas” pese a que el reclamo formulado desde la Red de Hogares “es legítimo” y nada menos que “lo que corresponde” al cumplimiento de “una labor social que tendría que cumplir el Estado en su totalidad” pero “como no pueden hacerlo aparecen ONGs como Casa MANU para accionar contra la vulnerabilidad”.

Por último, resaltó que “la sociedad, con todos los problemas que se están teniendo, está ayudando a contener la Casa” y destacó que la ayuda desde el municipio de Esteban Echeverría sigue presente como siempre lo estuvo a lo largo de los años, pero que “el sostenimiento de Casa MANU debe ser desde la provincia” al estar convenido bajo su órbita.