Buscan convertir un sector del Pozo de Banfield en un Espacio para la Memoria

El intendente de Lomas de Zamora, Santiago Carasatorre, junto a funcionarios locales, provinciales y nacionales, concejales y organismos de Derechos Humanos, recorrió el ex centro clandestino de detención para evaluar los pasos a seguir luego de que la Justicia autorizara el uso de una parte del edificio.

A partir de la autorización de parte del Poder Judicial para utilizar un sector del Pozo de Banfield, el Municipio de Lomas de Zamora está elaborando, junto al gobierno provincial y nacional y organismos sociales y de Derechos Humanos, un proyecto de recuperación del ex centro clandestino como Espacio para la Memoria.

En esta dirección, el intendente de Lomas de Zamora, Santiago Carasatorre, participó este jueves de una recorrida por el interior del edificio, ubicado en Siciliano y Vernet, en donde se reunió con distintos funcionarios y referentes del área de Derechos Humanos para evaluar los pasos a seguir en la gestión de este espacio.

“Nos reunimos con distintas organizaciones y funcionarios para coordinar las acciones a seguir en busca de convertir lo que fue un centro clandestino de detención en un lugar de memoria y de vida, donde se recuerde lo que sucedió durante la época de la dictadura a la que nunca queremos a volver”, expresó Carasatorre durante la visita.

Por su lado, el secretario de Cultura, Comunicación y Relaciones Institucionales, Federico Otermín, destacó la importancia de “recuperar este lugar para tener memoria de los cientos de jóvenes que fueron torturados y desaparecidos en este ex centro clandestino”, y señaló que “hoy se vive una etapa totalmente distinta, en donde el Estado, mediante la revalorización de la política, convoca a la juventud a que se comprometa y trabaje por la comunidad, en lugar de perseguirla”.

El ex Centro Clandestino de Detención "Pozo de Banfield" funcionó bajo la órbita de la Brigada de Investigaciones de Banfield, desde 1974 hasta octubre de 1978. De las 309 personas que fueron torturadas allí, 97 permanecen aún desaparecidas. Al menos 16 de ellas son mujeres que dieron a luz, ya que en el lugar también funcionó una maternidad clandestina.

De la recorrida por el Pozo de Banfield también participaron el secretario de Gobierno, Gastón Lassalle; la directora local de Derechos Humanos, Coca Lencina; el diputado provincial Miguel Funes; la directora provincial de Políticas Reparatorias de la Secretaría de Derechos Humanos, Marina Vega; el director de Investigación y Memoria bonaerense, Víctor Hugo Díaz; el representante de la secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fiorenza; concejales de Lomas de Zamora; y referentes de distintas organizaciones sociales y de Derechos Humanos.