Analizan llevar el Centro de Formación Laboral de Lomas a la sede de Los Andes

Tras una masiva marcha al Consejo Escolar donde volvieron a no ser atendidos, los padres de los alumnos del Centro de Formación Laboral (CFL) de Lomas de Zamora anunciaron que se estudia la alternativa de trasladar provisoriamente ese servicio educativo a la sede del club Los Andes, ubicada sobre la avenida Yrigoyen. No obstante, luego de más de un mes de toma del edificio del CFL los padres y madres de los chicos discapacitados que concurren allí son muy escépticos.

“La propuesta de la sede del Club Los Andes la hizo el diputado provincial Miguel Funes. Nosotros iremos a ver el lugar pero sabemos que serán necesarias algunas reformas que no terminarán este año por lo que nuestros chicos finalizarán el ciclo lectivo sin tener clases”, sostuvo Fabio, papá de un alumno del CFL, de 15 años, en diálogo con DiarioConurbano.com.

Padres y docente del Centro de Formación Laboral vienen reclamando desde hace un año un nuevo edificio pero no encontrado solución. Por esto, hace más de un mes vienen tomando el caserón donde funciona el CFL, sobre la avenida Meeks, en Lomas.

El establecimiento se encuentra en pésimas condiciones edilicias y cada vez sufre mayores deterioros por lo que el Centro debe ser trasladado a un lugar provisorio mientras se construye un nuevo edificio. Pero los tiempos se vienen dilatando.

“Hicimos la movilización al Consejo Escolar pero nadie nos atiende desde hace un mes. Es algo inaudito”, sostuvo Fabio, quien consideró que “los políticos han jugado a nuestro desgaste y así están llegando a la finalización de las clases”.

En tanto,  se mostró escéptico sobre la posibilidad de la sede del Club Los Andes como un lugar provisorio para el CFL. “Ya nos pasó con la promesa de trasladarnos al ex Colegio Saint, algo que finalmente tenía muchos problemas burocráticos y no se concretó”, recordó el padre, que participa de la toma pacífica.

Fabio dijo que los padres volverán a reunirse en estos días para, seguramente, profundizar las medidas de fuerza. “Es muy triste que nuestros chicos no tengan un lugar que los contenga, algo que hacía el Centro de Formación Laboral cuando se encontraba en condiciones. Pero parece que a nadie le importamos”, finalizó.