Agua potable: Denuncian falta de presión y mala calidad en distintos barrios del Conurbano

En un momento en el cual la higiene es fundamental para evitar la propagación del coronavirus, desde el Foro Hídrico de Lomas de Zamora apuntaron que la pandemia puso de manifiesto la gran desigualdad de acceso al agua potable. Varios vecinos del Conurbano Sur comenzaron a reclamar por la baja presión en muchas zonas y la mala calidad del agua. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Jorge Gómez, uno de los referentes del Foro y vecino de Ingeniero Budge, señaló que “es muy compleja la situación” y que “muchos toman agua de manera insegura”.

“Hay zonas con baja presión entonces tenes una canilla que no sale agua, también se siente la turbulencia del agua y sabemos que le pusieron bastante cloro por la pandemia”, detalló. 

Muchos vecinos de la zona denuncian, desde hace tiempo, tener agua turbia, problemas por la baja presión, con gusto a cloro o con un color amarronado. Desde el foro plantean que es un problema que padece una población muy grande en la región y que se deben realizar acueductos para garantizar mayor abastecimiento y calidad. Algunos barrios registran una red muy precaria, falta de conexiones y desagües fluviales. 

En este sentido, Gómez aseguró: “Quedó demostrado que hay una falta de acceso a las cloacas y al agua potable. Es una brecha muy grande y no hay decisión política para solucionarlo”. 

La zona baja del Cuartel IX, salvo Fiorito que tuvo un refuerzo, padece de baja presión, lo que provoca que una canilla que está a 40 cm de la superficie no tenga agua. Sin embargo, también se manifiesta un problema similar o de la calidad del agua en Temperley y Banfield. 

“No es solo un problema de los barrios populares. Es algo integral y necesita una solución integral. En la mayoría de los barrios tenemos una red obsoleta, está pinchada, rota o falta de cloacas”, alertó el integrante del foro lomense.

También Gómez explicó que “muchos no tienen motor o no pueden comprar agua mineral y tienen que juntar el agua de noche”. “Es imposible mantener un lavado constante de manos si no tenes agua. ¿Cómo lavas frutas y verduras si no tenes agua? Es un problema grave”, manifestó.

Con el comienzo de la pandemia, Aysa realizó varios análisis de los líquidos cloacales y se verificó que el virus aparecía a traves de la materia fecal. Es por eso que se agregó cloro y en algunas zonas se llega a sentir.

A su vez, otro de los problemas de la región es la contaminación con la que conviven los vecinos aledaños al Arroyo del Rey, un lugar muy contaminado por olores nauseabundos, vuelcos cloacales y líquidos industriales.

Desde el Foro habían propuesto realizar conexiones de desagües pluviales hacia el nuevo arroyo, crear un plan de viviendas para el traslado de los habitantes de la zona y transformar el viejo cauce del arroyo, desde la calle Bayona y Falucho hasta Itatí y Rodríguez, en un lugar de esparcimiento. 

“Es tremendo porque es un lugar contaminado con olor nauseabundo y es caldo de cultivo para enfermedades”, relató Gómez.