Advierten que hay peligro de desprendimiento de techos en una escuela de Temperley

Escuela Nº 40

Docentes de la Escuela Primaria 40 en la localidad de Temperley denunciaron que el establecimiento tiene “peligro de desprendimientos en los techos en la zona de los baños y sus respectivos ingresos” por la falta de mantenimiento durante los últimos años.

La docente del establecimiento Florencia Muñoz, remarcó que la escuela tiene “filtraciones históricas” en algunos salones y que aparecieron nuevas cerca de la zona de biblioteca y el salón de usos múltiples “por canaletas tapadas”.

En diálogo con DiarioConurbano.com, criticó que los representantes del Consejo Escolar “fueron en reiteradas oportunidades a observar los techos y los arreglos que deberían hacer” aunque se retiraron del colegio “sin dar respuestas”.

“Me genera muchísima indignación el nivel de inoperancia de los funcionarios, que no son por este año ni de la pandemia, porque data de muchos años de desfinanciamiento sistemático de las escuelas publicas, hay una sobrecarga a los directivos y docentes para dar respuestas que no tenemos a la comunidad educativa”, enfatizó Muñoz.

El edificio de la Escuela Primaria Nº 40 “Mariano Moreno”, situada en Perito Moreno al 200, involucra de manera directa a la Secundaria Nº 44 y el Conservatorio Julián Aguirre “que funciona en el mismo establecimiento”.

Muñoz manifestó que los docentes están “con una sobrecarga terrible y flexibilización de tareas” sumado a una “precarización” en las condiciones de vida debido a que deben trabajar con sus familias y “recursos que muchas veces son obsoletos” porque no les dieron “las garantías de equipamiento de la docencia ni a esas familias que no tienen accesos lugares”.

“Queremos una escuela presencial que sea cuidada, segura y que pueda recibir a los alumnos y regresarlos a sus hogares como llegaron, y no que se den clases a como de lugar”, sostuvo. Además, vaticinó un año “con muchisimas complicaciones” y a la espera “de medidas efectivas por parte de los funcionarios”.

Muñoz reconoció que los inspectores de la región “han buscado lugares para dar clases” aunque puntualizó que esta búsqueda se dio “sin tener la menor seguridad de como están la infraestructuras en esos lugares ni que accesos seguros y cuidados hay para los alumnos, docentes y auxiliares”.